• El presidente catalán, al Gobierno: “Pides diálogo y te responden planteando el 155. Entendido”

El Gobierno activó ayer el artículo 155 de la Constitución con un requerimiento enviado al presidente catalán, Carles Puigdemont, en el que le pide que confirme si ha declarado la independencia de Cataluña y le da hasta el lunes 16, a las diez de la mañana, para responder. En caso de que sea así o de que no conteste, fija un segundo plazo, hasta el jueves 19, a la misma hora señalada, para rectificar y volver a la legalidad, evitando la aplicación del artículo.

Rajoy pactó este mecanismo con los líderes de Ciudadanos, Albert Rivera, y PSOE, Pedro Sánchez, con el que, además, acordó abrir la reforma constitucional en seis meses.

Reunión extraordinaria

Un día después de la comparecencia de Puigdemont ante el pleno del Parlament, Rajoy presidió ayer una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros en la que se aprobó el envío de este requerimiento, que por la tarde llegó a la Generalitat.

“Basta simplemente con que diga (…) que no declaró la independencia en el día de ayer [martes]”, subrayó Rajoy ya por la tarde ante el pleno del Congreso, donde compareció a petición propia para explicar cómo afronta el Gobierno la crisis catalana.

Según Rajoy, se trata de ofrecer “claridad y seguridad” tras la “confusión” generada por Puigdemont, cuando dijo que asumía el “mandato del pueblo” para que “Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república”, pero, acto seguido, propuso “suspender los efectos de la declaración de independencia” para abrir la puerta al diálogo.

Si Puigdemont “tuviera un mínimo de generosidad”, “respondería al requerimiento” y “abriría vías de cara al futuro”, consideró Rajoy.

Respuesta del presidente

Por su parte, el presidente de la Generalitat reaccionó anoche desde Twitter al requerimiento del Gobierno de Rajoy: “Pides diálogo y te responden poniendo el 155 encima de la mesa. Entendido”.

A primera hora de la tarde, Puigdemont recibió por burofax el requerimiento del Gobierno central. Cumplido el plazo, deberá volver a reunirse el Consejo de Ministros para decidir cómo se concreta la aplicación del 155 antes de pedir al Senado que inicie el procedimiento previsto en la Constitución.

Así las cosas, la contestación de Puigdemont “marcará el futuro de los acontecimientos en los próximos días”, subrayó Rajoy, dejando la pelota en el tejado del presidente catalán. “En su mano está”, apostilló. Como el contenido del artículo 155 no está desarrollado, varios juristas entienden que el Gobierno tiene margen para modular las medidas que considere oportunas, incluso suspender la autonomía.

Una de esas medidas podría ser la de disolver el Parlament y convocar elecciones autonómicas, demanda que lleva tiempo formulando Ciudadanos y a la que ayer se sumaron los socialistas, escépticos ante la posibilidad de que Puigdemont rectifique y para quienes unos comicios adelantados serían una solución “quirúrgica”.

La activación de uno de los artículos más controvertidos de la Carta Magna coincidió con el acuerdo al que han llegado Rajoy y Sánchez de abrir en seis meses el debate sobre la reforma constitucional.

También habló en Twitter el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras: “Rajoy, un diálogo sincero es el ruego de la comunidad internacional y lo que espera Cataluña, no la confrontación y nuevas amenazas”.