• La comisión considera que las ‘devoluciones en caliente’ son ilegales y tienen que frenarse

CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) ha iniciado una campaña de recogida de firmas para pedir que dejen de practicarse ‘devoluciones en caliente’ en las vallas de Melilla y Ceuta. La petición se hace a raíz de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la que se condena a España por la expulsión de dos inmigrantes en a pie de verja el pasado 13 de agosto de 2014. Hay que recordar que CEAR ha mostrado siempre su oposición a este tipo de actuación al considerar que impide que se garanticen los derechos de los migrantes que son devueltos a Marruecos sin ser identificados y sin comprobar si pueden ser solicitantes de protección internacional

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado recuerda que en 2015, el Gobierno aprobó una enmienda la Ley de Seguridad Ciudadana para modificar la Ley de Extranjería con la que pretendió dar cobertura legal a este tipo de prácticas, a las que el Ejecutivo denomina rechazos en frontera. CEAR denuncia que actualmente muchas personas, especialmente subsaharianos, son expulsadas de forma colectiva de nuestro país sin recibir asistencia de un intérprete o de un abogado y sin tener la posibilidad efectiva de solicitar asilo. Además, acusa a las autoridades españolas de “haber inventado” el concepto de “frontera móvil” para justificar estas prácticas argumentando que las expulsiones son “rechazos en frontera”.

El organismo considera que esta situación incumple de forma sistemática la normativa internacional, europea y española. “No se puede intentar legalizar lo ilegal, y menos cuando pone en riesgo la vida de quienes se han visto obligados a huir para ponerla a salvo”, apostilla. Por este motivo ha iniciado esta campaña de recogida de firmas.

CEAR señala que el Congreso de los Diputados tiene previsto reformar la Ley de Seguridad Ciudadana en los próximos meses, en la que está incluida la disposición que hace referencia a las ‘devoluciones en caliente’. Por este motivo, considera que es el mejor momento para solicitar que se elimine la enmienda que ha modificado la Ley de Extranjería y que regula unos rechazos en frontera que a su juicio son ilegales.