Ana Viñas: “Los edificios deben ser vividos y respirados por las personas para que perduren en el tiempo”

La Fundación Melilla Monumental ha entregado esta tarde los primeros premios Melilla Patrimonial. Se trata de un reconocimiento a personas y entidades que han colaborado en la preservación y difusión patrimonial. La distinción en el ámbito de Patrimonio Cultural fue para Rosario Camacho Martínez; en el ámbito de Patrimonio Natural, para Guelaya-Ecologistas en Acción de Melilla; en el apartado iniciativa privada de conservación y valoración de edificios patrimoniales el reconocimiento fue para Manuel Muñoz Heptener; mientras que en el ámbito de patrimonio arquitectónico la distinción fue para Ana Viñas Pérez. Esta arquitecta melillense solicitó a las autoridades que cuando rehabiliten espacios como los recintos fortificados vayan con un proyecto de utilización, ya que “los edificios deben ser vividos y respirados por las personas para que perduren en el tiempo”.

A la entrega de estos galardones han asistido el presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro; la consejera de Presidencia, Gloria Rojas; y la consejera de Cultura, Elena Fernández Treviño.

El director del Archivo Histórico de Melilla, Vicente Moga, ha explicado por qué surge hacer estos reconocimientos, tras la introducción en estos galardones de la presidenta de la Fundación Melilla Monumental, Betlem Planell.





La primera galardonada en el ámbito de Patrimonio Cultural ha sido Rosario Camacho, que muy emocionada, ha dedicado este galardón a sus padres que ya no están con nosotros. Además, fue la encargada de ofrecer más tarde una conferencia.

El segundo premio fue para Guelaya-Ecologistas en Acción en el ámbito del Patrimonio Natural por su labor realizada desde 1987 para la protección del ecosistema local y regional y lograr ese equilibrio imprescindible. El presidente de la entidad, José Cabo, fue el encargado de recoger este reconocimiento y aseguró que no se premia a una sola persona, sino a todos los miembros de esta entidad, es decir, a centenares de ciudadanos que luchan por proteger este patrimonio de Melilla.

Asimismo, se reconoció a Manuel Muñoz en el apartado de iniciativa privada de conservación y valoración de edificios patrimoniales tras la reforma realizada en el edificio de la farmacia Muñoz.

Y por último, la arquitecta Ana Viñas recogió también su galardón al ámbito de patrimonio arquitectónico. Y además de agradecer el premio hizo una petición. Solicitó que cuando se restauren inmuebles como el Fuerte de Victoria Chica, por el que le entregaban este reconocimiento, vayan acompañados de una propuesta de utilización. Afirmó que estos edificios deben ser vividos y respirados por las personas para que perduren en el tiempo.

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación.