• La AUGC afirma que la situación en este paso fronterizo ha mejorado gracias a la intervención de los GRS

“El trabajo de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil en Barrio Chino se nota. Realizan una gran labor y un exquisito control de los porteadores en la explanada”. Así de contundente se manifestó ayer la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que destacó que el trabajo que están realizando estos guardias civiles es “bárbaro” para evitar avalanchas y que los porteadores se cuelen unos de otros. De hecho, ahora “las personas que hagan cola en este paso fronterizo para pasar el bulto deben esperar sentados o en cuclillas”, indicó.

La AUGC explicó que los guardias civiles han tenido que intervenir en decenas de ocasiones para rescatar a personas que se asfixiaban en la cola aplastadas por otras que empujaban y por los bultos.

Da buenos resultados

Sin embargo, desde hace unas semanas la cola no se hace de pie, sino sentados o en cuclillas. Esto proporciona más espacio para las personas y los porteadores ya no tienen la sensación de estar aprisionados por otras personas o los fardos de mercancía. Tampoco se puede empujar ni hacer avalanchas si todo el mundo espera sentado o en cuclillas a que la cola se vaya moviendo, añadió.

La AUGC indicó que es una pena tener que tomar este tipo de decisiones, pero aseveró que están teniendo muy buenos resultados porque no hay tantas carreras para ponerse el primero.

Además, tampoco los porteadores se pueden saltar la cola si todo el mundo ocupa más espacio y está sentado. Asimismo, no influye si hay personas más bajas o más fuertes en la cola porque hay orden a la hora de avanzar.

No obstante, la AUGC lamentó que un cuerpo de élite como los GRS tengan que controlar una cola de personas cuando están preparados para otro tipo de situaciones para proporcionar seguridad ciudadana.

AUGC dice que hay que trabajar más en el puerto para evitar intrusiones

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) aseguró ayer que el número de intrusiones en el puerto deben bajar hasta que no haya ninguna. Indicó que las instalaciones portuarias de Melilla deben ser como la de cualquier otra ciudad costera. Por ello, indicó que no es suficiente con reducir a la mitad el número de veces que los migrantes se han intentado colar en estas dependencias, como anunció el presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla, Miguel Marín. Para esta asociación, aún queda mucho trabajo por desarrollar en el puerto. Aseveró que sigue habiendo “zonas vulnerables” en las que se tiene que reforzar la vigilancia. Además, aseveró que se precisa de más personal de la Guardia Civil en estas instalaciones para ofrecer un mejor servicio en todas las actuaciones sin sobrecargar de trabajo a los agentes. También apuntó que un mayor control en la Boca del León es primordial.