• AUGC dice que el control y filtro de vehículos que hace la Policía Local y Nacional en el cruce del CETI lleva a los porteadores a buscar otras estrategias para trasladar los productos hasta Marruecos

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) aseguró ayer que los agentes han notado un incremento de personas mayores que llegan a la frontera de Farhana con mercancía de comercio atípico para pasarla a Marruecos. Aseveró que otros porteadores usan a ancianos o mujeres mayores para que los guardias civiles sientan “pena” por ellos y les permitan pasar por el puesto fronterizo hasta el país vecino. Se trata de productos que iban en coches que, por algún motivo, no han pasado el control de la Policía Local y Nacional y que se aprovechan de personas mayores para conseguir que esas mercancías lleguen a su destino.

La AUGC subrayó que los registros y el pequeño filtro que hay por los agentes de policía en el cruce de la carretera de Farhana con el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) está dando muy buenos resultados. Indicó que ya no hay los atascos que se producían hace semanas.

Dar pena a los agentes

Además, ahora los vehículos que llegan a la frontera ya están revisados y el trabajo de la Guardia Civil en su labor fiscal es más sencilla que antes, puesto que sólo se hacía ese control en el puesto de Farhana. Insistió en que ese filtro de la Policía Nacional y Local en el cruce está haciendo más fluido el tránsito.

Pero la asociación indicó que los vehículos que son rechazados en este primer registro, no pueden sacar la mercancía y han buscado otras alternativas. Subrayó que están usando a personas mayores y a mujeres para llevar esos productos al país vecino.

La AUGC comentó que estos ciudadanos llegan al puesto fronterizo bajando por los descampados del Cerro de Palma Santa, de la zona del campo de golf o por el río. Resaltó que cada día aumenta el número de personas que llegan así a Farhana. Pero afirmó que, aunque los agentes puedan sentir pena por ellos al llevar mucha carga, no se les deja pasar. Si se permitiera su paso a Marruecos, el número subiría al día siguiente de forma exponencial.

Caos en Marruecos

Para la asociación, la situación en Farhana ha mejorado por ese control previo instalado en el cruce de la carretera del CETI. Aunque no ha bajado el número de vehículos que a diario hacen cola para pasar a Marruecos.

No obstante, la AUGC indicó que la carga de trabajo es más intensa con la entrada de coches y porteadores a primera hora de la mañana del país vecino a Melilla. Subrayó que la Policía Nacional, que es el cuerpo que primero recibe a estos marroquíes, tiene que hacer el doble de esfuerzo para poner orden en la entrada a la ciudad porque todos quieren entrar a la vez. Aseveró que hay quien no duda en usar la fuerza bruta para ponerse el primero, sin importar si se están llevando por delante a ancianos, mujeres o niños que van a pasar a los centros educativos.

La asociación también comento que la colaboración de Marruecos depende de los agentes que estén cada día. Señaló que hay policías marroquíes que están dispuestos a echar una mano y luego hay otros que no.

Desdoble de la carretera

En cuanto a las obras de desdoble de la carretera, la AUGC argumentó que no está afectando al tránsito de vehículos y que hay un carril de salida y otro de entrada en la frontera. Indicó que se ha dejado de utilizar una de las aceras y que ahora los trabajos se centran en la construcción de los dos carriles nuevos.