• Los usuarios de Autismo Melilla, Aspanies y Teama disfrutan de actividades en el Museo de los Fósiles, que se ha adaptado para ser más accesible cognitivamente

Nuestra ciudad continúa dando pequeños pasos para derribar las barreras por la accesibilidad cognitiva. Muestra de ello son las mejoras que se han hecho en el Museo de los Fósiles y de los Minerales, donde se han habilitado pictogramas para convertirlo en un espacio mucho más inclusivo. Por este motivo, los niños y adultos de las asociaciones Autismo Melilla, Teama y Aspanies se han unido esta mañana para disfrutar de las actividades en el museo, ya que ahora sí está adaptado para todos los habitantes, sea cual sea su capacidad intelectual.

Un total de 50 usuarios y sus familiares lo han pasado en grande en esta jornada de convivencia organizada con motivo del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. Acudieron a un taller de iniciación antes de recorrer el museo, accedieron a tablas de comunicación que les falicitó la comprensión de los contenidos, además de conocer las piezas más representativas de todos los periodos geológicos a través de dibujos.

“Aprovechando el día tan importante que se celebra hemos querido romper barreras para hacer un museo más inclusivo, para que puedan visitarlo, disfrutarlo y aprender todas las personas”, ha señalado en declaraciones a los medios el responsable del Museo de los Fósiles y Minerales, Pedro Paredes.

Concienciar a la sociedad

Para ello, la entidad ha contado con la ayuda de los expertos de las distintas asociaciones que trabajan para que la accesibilidad cognitiva sea una realidad algún día. “La introducción de los pictogramas es un paso más en este museo para que las personas con dificultades de comprensión y comunicación puedan entender este recurso de la comunidad”, ha sostenido Elena Leiva, psicóloga de Aspanies. Como ha hecho hincapié, tampoco es plan de dormirse en los laureles. Todavía queda mucho que hacer. “Hay que seguir concienciando y sensibilizando a la sociedad”, apuntó.

Al parecer de la psicóloga, es importante que se empiece a hablar sobre la accesibilidad cognitiva en entornos educativos, como en centros escolares o en la universidad. “Creemos que todavía hay mucho desconocimiento”, zanjó.

En este mismo sentido se ha pronunciado Begoña Maldonado, de Autismo Melilla. “Como dice el lema de este año, quedan muchas barreras por romper para que nuestros niños tengan los mismos derechos que el resto”, afirmó. Como señaló, todavía hace falta que los colegios ordinarios cuenten con más profesionales y recursos para estos pequeños: “Somos los mayores los que tenemos la obligación de que vean a los nuestros distintos, pero iguales”.