• Montoro aclaró que no habrá quitas l Según Feijoó sería difícil explicar por qué a unas sí y a otras no

El líder del Gobierno local, Juan José Imbroda, acudió ayer al encuentro de presidentes regionales del PP en el que se abordaron asuntos clave como los Presupuestos Generales del Estado, la financiación autonómica o los servicios sociales. En dicha reunión, el Gobierno central confirmó a los barones populares que no habrá quitas de deuda a las comunidades autónomas, según confirmaron varios dirigentes autonómicos a la salida del encuentro con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y la cúpula del partido.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, explicaron que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aclaró en este encuentro que no habrá quita de deuda a las comunidades.

“No sería razonable” y habría “muchas dificultades” para explicar a los ciudadanos por qué a unas regiones se les perdona la deuda, dijo Feijóo, mientras que Herrera aseguró que salen de la reunión más tranquilos tras haber escuchado esta confirmación.

Según indicó Feijóo, las comunidades que tienen deuda la tienen que pagar y otra cuestión distinta es que se “busquen mecanismos” para reestructurarla o facilitar el pago en plazos, pero “condonar, perdonar o dejar sin efecto” la deuda considera que va “en contra de cualquier principio moral y económico”.

Así, aunque “no va a haber quita” sí que se va a ayudar a que las comunidades puedan pagar la deuda “pero no a cambio de que unas la paguen y otras no”, un aspecto en el que se ha mostrado convencido de que todos estén de acuerdo y sobre el que ha anunciado la presentación de un documento del PP “en breve” para poder llegar a un acuerdo con el PSOE.

El líder del PP gallego aseguró que el partido va a hacer lo posible para buscar un acuerdo de financiación autonómica con el PSOE y para eso “no hay nada mejor que el PP presente un documento” sobre esta reforma para después poder debatirlo.

Por su parte, Herrera afirmó que el criterio del PP “es absolutamente contrario” a que la negociación de la reforma de modelo de financiación parta “de un regalo que puedan ser quitas” a las comunidades autónomas con deuda porque sería injusto para las propias comunidades “y con los ciudadanos”.