• Marruecos intercepta dos embarcaciones en el Estrecho y una tercera regresa sola a la costa del país vecino

La policía marroquí abortó ayer la salida de una patera con 47 inmigrantes, todos ellos subsaharianos, desde una playa rifeña, según pudo saber Efe de fuentes de las autoridades locales.

La operación policial tuvo lugar por la mañana en la playa de Tazaguin, perteneciente a la comuna de Driuch, entre las ciudades de Nador y de Alhucemas.

La policía confiscó la barca hinchable en la que iban a salir los emigrantes, así como un vehículo todoterreno encontrado en la playa y que supuestamente había servido para trasladar a los emigrantes hacia la costa.

Todos los emigrantes fueron detenidos en un primer momento para verificar sus identidades, sin que se conociera su destino inmediato, aunque lo habitual es que sean subidos en autobuses y conducidos a otras ciudades del sur de Marruecos.

Las playas rifeñas han tenido durante todo 2017 y lo que va del año actual una gran actividad de pateras, utilizadas tanto por inmigrantes subsaharianos como por rifeños y otros marroquíes que se embarcan hacia las costas españolas en viajes de varias horas.

Más actuaciones

Por otro lado, la Marina Real marroquí interceptó en la tarde de ayer las dos embarcaciones tipo patera en las que viajaban veinte inmigrantes subsaharianos que estaban siendo buscadas en el Estrecho, mientras que otra tercera con un número indeterminado de personas regresó a la costa marroquí.

La búsqueda se había iniciado tras la alerta de un buque, que había informado de la presencia de las embarcaciones en las inmediaciones de la costa sur del Estrecho en una jornada con viento de poniente flojo que facilita esta navegación, según informaron a Efe fuentes policiales.

La Marina Real marroquí interceptó las dos embarcaciones, en una de las cuales viajaban once personas y en la segunda, nueve más, sin necesidad de que hubiera tenido que intervenir ni la Guardia Civil ni Salvamento Marítimo.

Se desconoce si en las pateras viajaban mujeres y niños aunque sí se tenía constancia de que otra tercera embarcación con un número indeterminado de personas- regresó a la costa marroquí por sus propios medios.