• Un total de 42 menores de los centros de protección de la ciudad recibieron ayer, en la Plaza de Toros, un diploma por finalizar con éxito varios cursos de especialización que realizaron en los últimos cuatro meses

  • El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, presidió el acto

El esfuerzo mereció la pena. Un total de 42 adolescentes, de entre 16 y 17 años, residentes de los centros de protección de Melilla, recibieron ayer un diploma por finalizar con éxito varios cursos de especialización en los que participaron a lo largo de los últimos cuatro meses. Este documento acredita que son aptos para desempeñar las labores correspondientes en sectores como la construcción y rehabilitación de espacios y la atención al ciudadano.

El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, asistió al evento y entregó los diplomas a los 11 estudiantes del curso para peón especializado en construcción, a los 11 alumnos del curso para peón especializado en recuperación, tratamientos y puesta en funcionamiento de espacios deteriorados en la Plaza de Toros de Melilla, y a los 20 participantes del curso de especialización en atención al ciudadano. Las clases, teóricas y prácticas, se desarrollaron en turnos de mañana y tarde entre el 5 de septiembre de 2017 y el 10 de enero de 2018 con el objetivo de mejorar las destrezas de los jóvenes en estas áreas y mejorar su inserción laboral.

Ventura se mostró “muy satisfecho” con el rendimiento de estos jóvenes, que anteriormente ya habían hecho otro curso de iniciación durante otros cuatro meses. El consejero recordó que estos cursos no pueden repetirse al tratarse de un contrato menor, por lo que desde su administración están estudiando la posibilidad de sacar esta oferta formativa como contrato mayor. Mientras que se tramita esta contratación durante los próximos cuatro o seis meses, el responsable de Bienestar Social animó a las empresas a hacerse cargo de la formación de jóvenes para mejorar sus perfiles.