• El presidente de la Autoridad Portuaria afirma que el primer paso es dar a conocer esta tierra a las empresas

  • Una experta asegura que este tipo de turismo es “un negocio para toda la ciudad”

El presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla, Miguel Marín, aseguró ayer que está trabajando en una estrategia para que nuestra ciudad se convierta en destino de cruceros en 2020.

Marín indicó que se trata de un proyecto a medio plazo, porque “no se consigue de un día para otro”. Aseveró que se van a poner los pilares necesarios para que pueda lograr.

El presidente del Puerto, junto a la directora general de Cruises News Media Group, Virginia López, una empresa dedicada a la comunicación de cruceros, fueron recibidos ayer por el presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, a quien presentaron esta iniciativa.

En este sentido, López comentó que se trata de una medida que se podrá conseguir para 2020. Explicó que la industria ya tiene decididas las rutas para 2019 e incluso se han comprado ya esos viajes, de ahí que no se puedan ver los primeros resultados de esta estrategia hasta más adelante.

Dar a conocer Melilla

Marín subrayó que la estrategia busca dar a conocer todas las características de la ciudad, desde el punto de vista cultural, a la gastronomía o la historia. Subrayó que son muchas “las fortalezas” que tiene Melilla y que deben saber las empresas que toman la decisión de los lugares que van a visitar y dónde atracarán los barcos durante la travesía por el Mediterráneo.

“Tenemos mucho que ofrecer y estoy seguro de que a medio y largo plazo la ciudad será un destino de cruceros”, añadió el presidente del Puerto, que apuntó que fue Imbroda quien le emplazó a impulsar este sector.

En este sentido, comentó que para consolidar el proyecto es necesario, entre otras cosas, que Melilla se dé a conocer, en primer lugar, a las empresas que toman la decisión de las escalas en las rutas. Para ello, se van a adoptar una serie de medidas para ofrecer a esas compañías.

Marín subrayó que una singularidad de Melilla es que los cruceristas podrán visitar África, pero a través de una ciudad europea, con todo el confort y la seguridad que se puede ofrecer en cualquier localidad de Europa. Apuntó que son muchas las visitas canceladas a ciudades africanas por la falta de seguridad para los turistas en los últimos años.

Un negocio

Por otro lado, López hizo hincapié en que el negocio de los cruceros no sólo es importante en estos momentos, sino que también tiene un futuro “brillante”. Explicó que actualmente hay unos 300 barcos en funcionamiento, pero hay otros 90 pedidos de construcción en los astilleros, por lo que es “una industria de futuro”.

Asimismo, la directora general de Cruises News Media Group argumentó que el mundo de los cruceros “es un negocio para toda la ciudad”. Además, agradeció la colaboración y la disposición del Gobierno local para sacar este proyecto adelante.