• Los menores sin escolarizar aprovecharon el acto en homenaje a la Constitución para hacerse escuchar por las autoridades locales

  • Prodein sostiene que hay más de un centenar de niños en esta situación

“¡Hola, estamos aquí, queremos ir al colegio!”. Un grupo de menores sin escolarizar ayer se hizo escuchar. Se plantaron ante las autoridades durante el acto en homenaje a la Constitución. A escasos metros del presidente de Melilla, Juan José Imbroda; del delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani; o del consejero de Educación, Antonio Miranda, sacaron sus pancartas y gritaron bien alto que tienen muchas ganas de estudiar y de acudir a una escuela de la ciudad. “También tenemos derechos”, repitieron los niños.

Los menores, junto a sus progenitores y a la Asociación Pro Derechos de la Infancia (Prodein), presidida por José Palazón, llevan reclamando que se les acepte en centros públicos de la ciudad desde el pasado mes. Han estado dando clases en la Plaza de España y se han concentrado frente a la Dirección Provincial de Educación, al Ayuntamiento y a la Delegación del Gobierno. Todavía no han conseguido su objetivo, pero al menos ayer consiguieron llamar la atención de los principales responsables de su situación. “Muchas personas de todo el espectro político se ha acercado para interesarse, incluso del partido que se encuentra gobernando”, señaló Palazón. “Este ha sido otro paso más para que puedan ir al colegio”.

Las madres de los pequeños también también creen que el de ayer fue un día decisivo para que los niños consigan ingresar dentro del sistema educativo español. “¿Cómo puede ser que se niegue estudiar a unos menores?”, se preguntaba indignada una de las progenitoras. Como señalaron varias madres, estos menores nacieron en nuestra ciudad, aunque nunca hayan recibido clases en ningún centro público.

Desde la Administración lo que alegan es que esto es así porque los niños carecen del permiso de residencia, no tienen padrón o porque podrían ser menores que viven en Marruecos. Al no ser aceptados en colegios de la ciudad, los menores se ven “obligados” a cursar sus estudios en la Residencia de Estudiantes Marroquíes Musulmanes, algo con lo que los progenitores no están de acuerdo. “Son niños de Melilla y los estudios de ese centro sólo sirven en Marruecos, no tienen ninguna validez en España”, lamentaron. “Nuestros hijos también merecen un futuro”.

Según aseguró Palazón, hay más de un centenar de menores a los que se ha negado la plaza en los centros de la ciudad. El activista recordó que esta no es la primera vez que niños de Melilla se concentran para pedir ser admitidos en colegios públicos. “Ya protestamos en otras dos ocasiones y al final se consiguió que los menores fueran escolarizados”, apuntó.

El presidente de Prodein señaló que esta vez la escolarización se está retrasando más que en las otras ocasiones. No obstante, sostuvo que seguirán concentrándose el tiempo que haga falta. “Si tenemos que estar diez meses así, estaremos, pero estos niños tienen que ir al colegio”, manifestó.

Nuevo toque a la Fiscalía

Tras asistir al acto junto al monolito de la Constitución, los niños sin escolarizar acudieron a las Torres del V Centenario. Allí volvieron a repetir sus reivindicaciones con el ánimo de ser especialmente escuchados por la Fiscalía de Menores. Como señaló Palazón, este órgano está enterado de la situación en la que se encuentran los niños desde antes de que dieran comienzo las distintas manifestaciones.

“No se puede permitir que los responsables miren hacia otro lado porque estamos hablando del futuro de los niños”, mantuvo el presidente de Prodein. Según aseguró, ya ha puesto en conocimiento del Defensor del Pueblo la situación de estos menores.