• Marta Ruiz Artola, profesora de la Escuela de Arte, expone la colección de dibujos y platos ‘Setas, gatos, joyas, espinas y otras inmersiones’

Cuando era pequeña ya le gustaba dibujar como otros niños se dedican a jugar. Marta Ruiz Artola (Torre del Mar, Málaga, 1976), profesora en la Escuela de Arte Miguel Marmolejo de Melilla, ha creado ahora un universo de personajes fantásticos que evocan a la infancia y sumergen al espectador en una especie de bosque y que pueblan la exposición de dibujos y platos decorados que se muestran en el bar El Tubo, en la zona centro, hasta el próximo 9 de enero, bajo el evocador título de ‘Setas, gatos, joyas, espinas y otras inmersiones’.

Aunque en realidad esta puede ser solo una de las interpretaciones que se haga de esta muestra ya que Marta Ruiz detalla a El Faro que “no hay un mensaje en la exposición”. “Es mi imaginario. Que cada uno piense lo que quiera”, insiste esta malagueña que llegó a Melilla en el año 2005.

Para crear ese conjunto de personajes fantásticos, la autora se ha inspirado en fotografías que han dado como resultado esta muestra, la tercera que esta licenciada en Bellas Artes y profesora de Dibujo Artístico exhibe en nuestra ciudad.

Para Marta Ruiz, la principal diferencia de esta exposición con respecto a otras obras anteriores es el colorido. “He trabajado el color con témperas y acrílicos. Los trabajos anteriores eran dibujos a lápiz, con tonos grises”, detalla, a la vez que añade: “El mensaje es más optimista”.

Pintura cerámica

Una serie de 22 dibujos de pequeño formato y 12 platos decorados con pintura cerámica conforman esta exposición que entremezcla personajes fantásticos, gatos, setas, joyas y otros elementos. El color y la utilización de la técnica del collage son sus notas más características.

La autora detalla que el mundo infantil y el universo de ‘Los viajes de Gulliver’ también sirven de inspiración a algunas de las obras de esta exposición, que se inauguró el pasado día 1 y podrá verse durante el horario de apertura del bar El tubo, desde las 12:00 horas hasta el cierre después del mediodía, y a partir de las 20:00 hasta la clausura por la noche.

Además de sus estudios universitarios, Marta ha complementado su formación con cursos de Ilustración Editorial. Desde muy pequeña ya tenía las cosas claras en cuanto a su futuro: “Desde que tenía cuatro o cinco años sabía que quería estudiar Bellas Artes. Lo que más me gusta es dibujar. Es como una enfermedad”.

Dibujo en la moda

“Intento no solo dedicarme a la enseñanza”, explica Marta Ruiz. Así que, cuando el tiempo y las obligaciones se lo permiten, procura dar rienda suelta a su creatividad. “Me fascina el dibujo. Hay que seguir trabajando, por lo menos para no oxidarte”, apunta. Ahora está interesada especialmente en la aplicación del dibujo al mundo de la moda y le gustaría aprender más de esta temática.

En relación con esta muestra, Marta Ruiz está muy satisfecha con la aceptación que están teniendo sus trabajos por parte del público. Concreta que montar una exposición le permite a un autor verificar lo que piensan los demás de sus trabajos.

No obstante, reconoce que en otras creaciones anteriores pensaba más en “agradar a los demás” cuando estaba pintando pero apunta que en las obras que conforman esta nueva exposición ha dejado volar más su imaginación. “He estado más despreocupada. He trabajado con más libertad”, asegura.

Pero Marta Ruiz no se detiene y en verano tiene previsto montar otra exposición de sus trabajos en su localidad natal. “Mi cabeza no para nunca”, concluye.