• La socialista dice que para respetar la Constitución hay que modificarla, pues la sociedad ha cambiado

La secretaria general del PSOE de Melilla, Gloria Rojas, defendió la reforma de la Constitución para salvaguardar el Estado del Bienestar e incorporar nuevos derechos y libertades.

La líder socialista señaló que la España de 1978 no es la misma que la actual, pues no existía una economía globalizada, ni España era un país receptor de inmigrantes, ni formaba parte de la Unión Europea. “La España de 2017 no es la España de 1978. Ha cambiado muchísimo y sólo hemos reformado la Constitución dos veces y ambas por petición de la UE”, recordó.

Rojas puso como ejemplo a Portugal, cuya Constitución es de 1976 y cuyo texto ha reformado ya siete veces, o Francia, cuya Constitución es del año 1958 y ya ha llevado a cabo reformas en 24 ocasiones.

En este sentido, la socialista indicó que “queremos reformar la Carta Magna para blindar la sanidad, la educación, los servicios sociales e incorporar nuevos derechos y libertades, como la igualdad entre mujeres y hombres, el derecho a la muerte digna, prohibir la trata de seres humanos y reconocer los derechos del colectivo LGTBI, que no se contemplaban en la España de 1978”.

Asimismo, los socialistas defienden una España federal, tal y como el PSOE viene solicitando desde la Declaración de Granada de 2013. Rojas añadió que buscan un nuevo modelo de financiación y que el Senado se convierta en realidad en una cámara de representación territorial.

“Pero, para ello, es necesario el consenso o al menos una mayoría parlamentaria en las Cortes Generales. Queremos que nos sentemos a debatir y a hablar y lleguemos a sentir que esa reforma de la Constitución es un proyecto ilusionante y que, los que no pudimos votar ni participar en 1978, podamos hacerlo”, expuso.

Preservar la Constitución

La número uno del PSOE afirmó que su formación no quiere una Constitución nueva, sino reformar la actual, dado que “la forma de respetarla y preservarla es reformándola”.

“El PSOE desde el primer momento apoyó la Constitución y es el único partido que queda del arco parlamentario que estaba en ese momento”, recordó, “dado que el PP no estaba, sino que era Alianza Popular la que existía, que, por cierto, votó en contra de la Constitución”, añadió.