• Según informó el consejero de Bienestar Social, de los resultados se deduce que tiene 17 años

  • El menor perdió el pie izquierdo al caer de los bajos de un camión, cuando pretendía colarse en un barco

Las pruebas han confirmado lo mismo que Soufian, el chico que perdió un pie al caer de los bajos de un camión, ya aseguraba: que es menor de edad. Así lo señaló ayer el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, en declaraciones a El Faro. Según se deduce de los resultados, tiene 17 años. El menor dice que todavía tiene los 16, aunque su cumpleaños es a finales de este mes. Antes de conocer el dictamen de la prueba, Ventura ya apuntó a este diario que, en el caso de que todavía no hubiera cumplido la mayoría, la Ciudad Autónoma procuraría a Soufian una atención adecuada a sus circunstancias personales. “Estamos obligados a cumplir con las necesidades de todos los niños”, sostuvo.

El menor perdió el pie izquierdo después de caer de los bajos de un camión. El accidente tuvo lugar en la madrugada del pasado 16 de noviembre. El menor se había ocultado en el vehículo con la intención de subir clandestinamente a un barco y llegar a la península. Poco antes de las siete de la mañana fue localizado junto a otro joven por agentes de la Guardia Civil, que dieron el aviso para que la ambulancia acudiera al Muelle Rivera II. A los médicos no les quedó otra opción que amputar el pie a Soufian. Desde entonces, permanece en una habitación del Comarcal.

Como adelantó Ventura, ahora que ya se ha confirmado que el chico es menor de edad, los técnicos de la Consejería de Bienestar Social tendrán que analizar detalladamente su caso y determinar qué es lo que más le conviene para tomar decisiones. “Ya tuvimos el caso de otro menor, también marroquí, al que se le amputó la pierna después de tener un tumor y le compramos una prótesis para que pudiera llevar una vida normal”, comentó el consejero.

El Faro publicó en la edición de este lunes la versión de Soufian. El adolescente aseguró que llegó a Melilla hace poco más de un mes. Vino solo desde Casablanca, donde dejó a su madre y a dos hermanos pequeños, con la intención de ingresar en el centro de menores, estudiar y conseguir algo de dinero para su familia.

Hacinamiento y mal olor

Entró a nuestra ciudad a la carrera por el paso de Beni Enzar. Soufian aseguró que, tras pasar una semana en La Purísima, decidió irse a la calle. Según relató, el hacinamiento y el mal olor de la habitación en la que dormía lo llevaron a tomar esta decisión.

Al respecto, Ventura incidió en que, por muchos niños que duerman en la misma habitación, los menores siempre estarán mejor en el centro de acogida que durmiendo en la escollera o algún solar. Asimismo, incidió en que La Purísima atiende a más de 430 menores, por lo que está muy por encima de sus posibilidades. El consejero opina que los niños que optan por vivir en la calle lo hacen porque se niegan a aceptar las normas de convivencia del centro de acogida.

Por otro lado, el menor aseguró que la noche del accidente fue su primer intento de colarse en un barco para llegar a la península. El consejero lamentó que no se podía hacer nada para evitar que los niños y los jóvenes pusieran su vida en riesgo, puesto que la ley no contempla la opción de retenerlos. En los dos últimos meses han fallecido dos jóvenes magrebíes cuando pretendían marcharse como polizones.