• Ella estaba en Jerez y el menor en Melilla

  • Las pruebas de ADN confirmaron la relación materno-filial

Madre e hijo han pasado siete meses sin verse, pero ayer se puso el punto y final esta separación. Llegaron a España en distintas pateras, con un mes de diferencia. La mujer llegó a Jerez y el menor, de cuatro años, a Melilla, donde ha estado atendido en uno de los centros de acogida de la ciudad. Los resultados de las pruebas de ADN confirmaron la semana pasada la relación materno-filial de Oumo, la mujer de origen costamarfileño, y su hijo, Abdurrahman, quien embarcó en una patera junto a su tía el pasado mes de marzo. La madre subió a una patera cuando pudo reunir el dinero del ‘pasaje’. La progenitora al fin pudo abrazar ayer a su pequeño tras rencontrarse con él en la Consejería de Bienestar Social, donde se llevó a cabo la reunificación familiar.

La organización internacional Women’s Link Worldwide denunció a finales de septiembre que el Gobierno mantuviese separados a Oumo y su hijo. Entonces, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) se manifestó para pedir explicaciones sobre las medidas adoptadas para probar la filiación del niño y la madre, de modo que pudiera determinarse la reunificación familiar. También preguntaba por la posibilidad de adoptar medidas provisionales mientras se obtenían los resultados de las pruebas de ADN, como permitir la visita de la madre o llamadas telefónicas.

Vulneración de derechos

“El estado español no puede quedarse con los hijos de las mujeres migrantes por el simple hecho de estar en situación administrativa irregular. Eso es discriminación y racismo”, fue lo que denunció Women’s Link Worldwide al hacer público el caso de Oumo y su hijo. Según manifestó, la incomunicación a la que estuvieron sometidos la mujer y el niño entre ellos “vulnera gravemente sus derechos”.

A pesar de que madre e hijo pudieron marcharse ayer de nuevo a Jerez, Women’s Link Worldwide continuará con la denuncia que presentó ante el TEDH por la presunta vulneración de derechos fundamentales que cree que se ha cometido a la madre y el hijo.

Ventura: “La reunificación ha tardado porque la mujer ha estado mal asesorada por las ONGs”

El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, aseguró ayer en declaraciones a El Faro que la reunificación familiar podría haberse producido antes si la madre del menor de cuatro años no hubiera estado “mal asesorada por las ONGs”. En este sentido, explicó que las organizaciones que han acompañado a la mujer costamarfileña no han hecho caso a las indicaciones dadas por los técnicos de la Consejería, una vez que se les informó sobre los trámites que se tenían que llevar a cabo para que pudiera producirse la reagrupación familiar. Según señaló Ventura, no fue hasta el pasado mes de septiembre cuando se realizaron las correspondientes pruebas de ADN para corroborar la relación materno-filial. “Nos enviaron documentos para intentar demostrar el parentesco, pero estos no eran válidos, según determinaron los servicios jurídicos”, agregó el consejero. Por otro lado, afirmó que, “por el bien superior del niño”, los técnicos tomaron decisiones como permitir el contacto telefónico entre la madre y el niño mientras terminaban de resolverse las pruebas. “A nosotros también nos gustaría tirar de corazón, pero no podemos saltarnos la legislación porque, de lo contrario, podríamos terminar en la cárcel”, sostuvo Ventura. Según manifestó el consejero, cree que si el Tribunal de Estrasburgo pidió explicaciones fue porque la denuncia de las ONGs contaba una realidad sesgada. “No tuvimos problema en explicar la situación”, zanjó.