• Cada vez se diagnostican más menores con esta enfermedad hereditaria con mutaciones genéticas

El aumento de casos de niños con diabetes tipo 1 ha hecho saltar las alarmas de Adimel, que remarca la necesidad de atender a estos menores. A pesar de que las principales causas de aparición de la enfermedad en adultos es el sedentarismo y una dieta pobre, con un exceso de hidratos de carbono de rápida absorción, en los menores se debe en mayor medida al ser una patología hereditaria. Así, según el médico adjunto en Endicronología del Hospital Comarcal José David Fernández “la consanguinidad en Melilla aumenta la prevalencia de la diabetes en los ciudadanos, más específicamente en niños”.

Este endocrino señaló que “Melilla es una ciudad muy poco abierta al exterior” por lo que “hay muchas familias en las que los matrimonios se dan entre primos lejanos”, algo que fomenta esta consanguinidad. De hecho, Fernández indicó que en los análisis de su departamento han encontrado mutaciones HLA que les ha permitido secuenciar el factor hereditario en muchas familias.

Por otro lado, el médico recordó que también se ha incrementado el número de casos en menores gracias a diagnósticos precoces y mejoras en las técnicas y métodos de detección.

Fernández explicó que el último estudio sobre la enfermedad situó la media nacional de la prevalencia de la diabetes en el 15 %, tres puntos más que el anterior informe, mientras que la prevalencia en Melilla subiría del 15 % hasta el 20 %, un total de cinco puntos.

A día de hoy se estima que hay 246 millones de habitantes en el mundo que son diabéticos y se prevé que la cifra se duplique en 2025. La realización de ejercicio físico y el seguimiento de una dieta mediterránea con verduras y legumbres ayudaría a combatir la diabetes, la obesidad y otras enfermedades cardiovasculares.