• La entidad quiere promover la educación diabetológica en el paciente, su familia y la sociedad en general

La Asociación de Diabéticos de Melilla (Adimel) hizo ayer un llamamiento al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD) para incorporar de forma permanente personal sanitario en los distintos centros educativos de la ciudad, ya que en el último año se han detectado 34 casos de diabetes infantil tipo 1 en menores de unos 10 años. Según el manifiesto que leyó ayer la entidad, las madres de estos menores se encuentran desprotegidas ante esta situación al no contar con la información suficiente sobre esta enfermedad.

Por ello, entre las diversas peticiones, Adimel exigió también la puesta en marcha de un programa de educación diabetológica, tanto para el paciente, como para su familia y la sociedad en general, que dé a conocer la forma de prevenir la diabetes, que señale los síntomas, explique los tratamientos y las consecuencias de la enfermedad si no se sigue la terapia correspondiente.

La clave, la prevención

Actualmente, hay cinco millones de diabéticos en España y más de 8.000 pacientes están en Melilla, según Adimel. No obstante, el director territorial del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), Francisco Robles, elevó la cifra a 12.000 personas la semana pasada, durante la presentación de las actividades programadas para hoy con motivo del Día Mundial de la Diabetes.

Ante este elevado número de pacientes, que Robles calificó de “punta de iceberg”, Adimel aseguró que la clave se encuentra en la prevención de la enfermedad, especialmente la de tipo 2. Por este motivo, instó a desarrollar campañas en las que se motivara una dieta equilibrada y la realización de deporte para evitar desarrollar diabetes, que se considera uno de los principales factores causantes de otras enfermedades cardiovasculares, las cuales son la primera causa de defunción en los países occidentales.

Por último, Adimel instó a fomentar la formación continua y reglada sobre esta enfermedad al personal sanitario y a desarrollar más programas de investigación con el fin de diseñar nuevos medicamentos o terapias que mejoren la calidad de vida de los pacientes. “Ojalá no haya que celebrar más el Día Mundial de la Diabetes, porque significaría que hemos conseguido su curación”, finalizó el manifiesto de la entidad.

Caras conocidas

El presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, y la viceconsejera de Acción Social, Francisca Conde, asistieron a la lectura del manifiesto de Adimel en la mesa informativa que instaló la asociación en la plaza Méndez Pelayo. Ambos representantes políticos aprovecharon el encuentro para realizarse el test de glucemia, obteniendo buenos resultados, según las asistentes de la mesa.