• El Concurso Exposición de Modelismo ‘Día de la Hispanidad’ fue un éxito de visitas en la Plaza de las Culturas, con la exhibición de cerca de 80 maquetas

  • Los ganadores fueron Francisco Javier Avellaneda y Francisco Herrada

Muchos diseños recreaban escenas de la Segunda Guerra Mundial.

La Asociación Modelista El Caminante celebró ayer el IV Concurso Exposición de Modelismo ‘Día de la Hispanidad’, que contó con la exposición de cerca de 80 maquetas y figuritas de distintas temáticas y medidas. A lo largo del día, muchos fueron los visitantes que se pasearon por la Plaza de las Cuatro Culturas y votaron por el mejor diseño de toda la muestra.

La obra ‘T-72 en Siria’, de Francisco Javier Avellaneda, ganó el premio del público. En total, se emitieron 1.148 votos. Por su parte, Francisco Herrada logró el galardón concedido por el jurado de la asociación, por la maqueta ‘KVII en Rusia 1941’.

Lo que hace únicas a cada una de estas manualidades es el grado de detalle de todos los elementos que conforman la pieza. Así, la paciencia y la práctica marcan la diferencia entre los perfiles amateurs y los más experimentados de los modelistas que participan en este tipo de eventos. Esta asociación ya organizó otra exposición sobre modelos militares para el Día de las Fuerzas Armadas.

El presidente de la Asociación Modelista El Caminante, Augusto García, felicitó a los participantes, pero también a los asistentes que votaron por el mejor modelo. Muchos de los diseños estaban basados en escenas de la Segunda Guerra Mundial; otros, recreaban decorados de películas de ciencia ficción; y algunos esceneficaban lugares perfectamente reconocibles de Melilla. Tampoco faltó la recreación de la llegada de Cristóbal Colón a América con Playmobil.

Un montaje de Playmobil escenificó la llegada de Cristóbal Colón a América.

García aseguró que coger nivel cuesta: “Aunque sea una figura de fantasía tienes que hacer que parezca de verdad. Coger los niveles de veracidad para recrear el polvo, el óxido del metal o la textura del cuero es lo que más cuesta, pero ése es el viaje. Con el tiempo se consigue mejorar los niveles y la calidad”.

Uno de los modelistas más veteranos es Dámaso García, quien también participa en concursos de la península. “Siempre trabajo el modelismo histórico basado en la Segunda Guerra Mundial y modelismo civil. Siempre procuro ambientarlo todo, no sólo un vehículo, por ejemplo, sino todo el decorado, el diorama”, explicó.

Este participante indicó que el modelismo no sólo obliga a hacer un ejercicio de precisión, detallismo y habilidad, sino que también invita al autor a documentarse para que la representación sea fiel a la realidad.