• Muchos melillenses salieron ayer a la calle para disfrutar de esta jornada festiva, que contó con actividades para todos los públicos

La bandera de España y sus colores inundaron ayer todos los rincones de Melilla. El rojo y amarillo estaban presentes en balcones y ventanas, pero también en la cara de los melillenses que salieron a la calle a celebrar la Fiesta Nacional junto a sus familiares y amigos.

Muchos se animaron a visitar la Plaza de las Cuatro Culturas, donde la Consejería de Presidencia había preparado numerosas actividades para que los más pequeños disfrutaran de este día festivo. Así, esta plaza se llenó de niños que no dejaron de saltar en los dos coloridos hinchables que instalaron.

La mañana de diversión siguió con los talleres de pintacaras y los juegos infantiles. Los globos fueron también protagonistas de la jornada. No había niño que no llevara uno o dos globos rojos o amarillos, entre otros con diseños de personajes de dibujos animados, para animar la fiesta.

Los padres aprovecharon el photocall con la bandera española para inmortalizar el momento con banderines, gafas de sol y gorras que se repartieron con la bandera de España. Un año más, el Día de la Hispanidad fue un día de unión.