• La consejera de Presidencia responde a las críticas del PSOE e insta a Moh a “informarse antes de hablar”

La consejera de Presidencia, Paz Velázquez, defendió ayer la adjudicación de la campaña de detección del cáncer de colon a la Clínica Rusadir en respuesta a las críticas recibidas por la socialista Sabrina Moh, a quien animó a “informarse antes de hablar”. Moh acusó al Gobierno de la ciudad de tratar a los melillenses como “ciudadanos de segunda” y de “privarlos” de prestaciones.

La queja de la integrante del PSOE local cuestionó la firma del convenio de colaboración entre la Ciudad y la Clínica Rusadir por 17.000 euros en esta materia sanitaria. Más concretamente, Moh preguntó la necesidad de recurrir a una clínica privada cuando este servicio entra en la cartera básica del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), ya que esta prueba de detección “está incluida en las prestaciones mínimas obligatorias que están cubiertas por el Sistema Nacional de Salud” desde el año 2014.

Velázquez aseguró que, efectivamente, estos análisis entran en la competencia del Ingesa, según se definió en los acuerdos con el Ministerio de Sanidad. Sin embargo, la consejera de Presidencia señaló la falta de capacidad de este organismo en cuanto a medios, como la ausencia de un laboratorio propio, y recursos humanos. Por ello, se decidió sacar el servicio a concurso, en el que la Clínica Rusadir resultó ser la ganadora.

Asimismo, la consejera preguntó a Moh por qué el PSOE quiere “expulsar” a Melilla y Ceuta del Consejo Interterritorial de Sanidad, “privilegio” que ganaron ambas ciudades al conseguir la plena autonomía en la década de los años 90 y que las equipara a las demás comunidades autónomas.