• Subraya que Barrio Chino sólo estuvo abierto un par de horas y que las ventas de los comercios son cada día más bajas

“A cuentagotas”. Así define la Asociación de Comerciantes Acsemel la entrada y salida de vehículos en Beni Enzar, así como en otros pasos fronterizos. Denunció ayer que hubo retenciones para venir a la ciudad y también para salir de ella. De hecho, fuentes consultadas por El Faro indicaron que entre las 14:00 y las 14:30 horas las colas en el lado español de Beni Enzar eran largas y casi no se movían porque Marruecos sólo tenía un carril habilitado para entrar en su frontera.

La falta de agilidad en la salida de vehículos hacia el país vecino provocó retenciones. Estas mismas fuentes indicaron que a los coches de personas que se dedican al comercio atípico hay que sumar los de los residentes que pudieron ‘escaparse’ al mediodía de Melilla para disfrutar del puente de la Hispanidad en Marruecos.

Por su parte, los comerciantes indicaron que llevan dos días en los que el comercio fronterizo va saliendo de Melilla como un goteo continuo, pero sin llegar a recuperar los flujos de tránsito de otros meses. Indicaron que, por ejemplo, ayer en Barrio Chino se llegó a trabajar de continuo durante dos horas. Lamentan que sean pocas las horas de paso de las mercancías porque eso supone una reducción en las ventas de sus negocios.

Además, aseguraron que, tanto en Farhana como en Beni Enzar, la entrada de personas y vehículos del comercio atípico fue mínima.

Desde la Delegación del Gobierno se indicó que ayer no hubo ningún tipo de incidencia en las fronteras de la ciudad con Marruecos.

El secretario de Acsemel, Mohamed Abdelkader, denunció que “no se está trabajando al ritmo ni al nivel que se debería”. Subrayó que sus tiendas no van a seguir abiertas si no mejoran los flujos en los pasos fronterizos.

Aseveró que están a la espera de que el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, acepte una reunión con ellos y puedan abordar soluciones para evitar los cierres técnicos en Beni Enzar y en las otras fronteras.

Abdelkader recordó que han entregado varios escritos a esta institución con el objetivo de resolver los problemas. En este sentido, apuntó que en uno de ellos se ofrecieron como voluntarios para poner orden en tierra de nadie para que no se tenga que cerrar Beni Enzar cada vez que hay algún incidente. Subrayó que esos voluntarios serían como la figura de ‘los chalecos’ en Farhana, donde dan paso a los vehículos hasta que llegan al paso fronterizo.