• La entidad celebra el Día Mundial de la Salud Mental con una campaña por la inclusión e igualdad

La Asociación de Familiares y Personas con Trastorno Mental de Melilla (Feafes) celebró ayer el Día Mundial de la Salud Mental 2017 con un eslógan muy claro: ‘Trabajar sin máscaras, emplear sin barreras’, cuyo objetivo era llamar a la inclusión laboral de las personas con algún tipo de discapacidad mental y romper con las trabas que les apartan de una vida plena y autónoma. Este fue el principal mensaje que transmitió la vocal de Feafes, Emilia Hernández, con la lectura del manifiesto de la entidad, que tuvo lugar frente al puesto que instalaron en la plaza Menéndez Pelayo.

El texto señaló el derecho de las personas con problemas de salud mental a ser parte de la sociedad mediante un empleo digno para llevar una vida normal, saludable y autónoma y ser incluidos en la sociedad sin ser dejados de lado y así poder desarrollar un sentimiento de utilidad integrador en todos los ámbitos.

Medidas inclusivas

Feafes aprovechó la ocasión para denunciar que “los falsos mitos y el desconocimiento” de lo que representan las enfermedades mentales dificultan esta integración laboral. Por ello, la entidad recordó la necesidad de hacer un ejercicio de solidaridad y pensar en lo que significa padecer algún problema de este tipo o tener un familiar con una de estas condiciones.

Así, pidió a políticos que pusieran en marcha medidas de inclusión laboral con personas de este colectivo, ya que “las personas con problemas de salud mental representan la segunda discapacidad con una tasa de empleo más baja, a pesar de ser el segundo grupo de discapacidad más elevado”.

Con ello, el usuario de Feafes Adolfo Pellicer recordó que trabajar sin máscaras significa demostrar el talento propio que “está en el interior” y “no puede esconderse”. Declaraciones que apoyó íntegramente la presidenta de dicha entidad, Merche Pareja, quien señaló que atrás quedaron los años en los que estas personas eran “sometidas a cadenas y a la reclusión”, para ser aceptadas tal y como son.