Advertisement
  • Este integrante de Palencia Ciudad Refugio pronunció anteayer en la localidad castellana una charla sobre su experiencia con la Caravana Abriendo Fronteras el pasado julio en Melilla

El activista Javier Castro es integrante del colectivo Palencia Ciudad Refugio y uno de los tres miembros de esta plataforma que se unieron a la Caravana Abriendo Fronteras en su viaje a Melilla el pasado mes de julio. Castro pronunció anteayer una conferencia sobre su experiencia en Melilla que tuvo lugar en el Centro Cultural Miguel Hernández de Palencia, más conocido como la antigua cárcel de la ciudad. El Faro ha hablado con este activista para conocer su testimonio y los principales puntos que trató en la charla.

–¿Cómo vivió el viaje desde Palencia hasta Melilla?

–Fue una experiencia muy positiva por todas las personas que nos unimos y por todo lo que aprendimos de Melilla. Viajamos hasta Madrid para unirnos con el resto de asociaciones y hacer frente al Congreso una cadena humana. El objetivo era exigir al Gobierno que cumpliera con su compromiso de acoger a 18.000 refugiados de los cuales sólo ha admitido 1.600 hasta el día de hoy.

En Algeciras y en Tarifa nos manifestamos frente a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) para denunciar las malas condiciones de los residentes. Ya en Melilla llevamos a cabo nuestro programa de ‘perfomances’ para pedir a la Delegación del Gobierno respeto por los Derechos Humanos que se vulneran en frontera, en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), con el abandono de los menores extranjeros no acompañados, con el desamparo de las porteadoras. La verdad es que fue un viaje muy gratificante.

–¿Qué es lo que más le llamó la atención de la ciudad?

–Aparte de la inmensidad de la valla, lo que más me llamó la atención fueron los niños de la calle y la labor de voluntarios como José Palazón. Tanto él como otros activistas hacen un trabajo impresionante para ayudar a estos chicos. Me sorprendió ver el trabajo de muchos voluntarios con los menores. Por otro lado, también me marcó mucho ver a las mujeres porteadoras cargadas como mulas para ganarse la vida. Lamento que no nos dejaran pasar al otro lado de la frontera para conocer más esta realidad.

–¿Cómo fue la acogida y el contacto con los melillenses?

–La verdad es que la gente con la que hablamos nos acogió muy bien. Es cierto que había a quienes no les gustaba la presencia de la Caravana, pero siempre hay opiniones de todo tipo. La Ciudad fue muy respetuosa con nosotros y la presencia policial no influyó para nada en nuestra actividad. Nos siguieron de cerca, pero de una forma muy respetuosa.

Sí que es cierto que lamentamos que nadie del Gobierno de Melilla se presentara para atendernos o hablar con nosotros para conocer nuestras demandas, algo que sí hizo, como es obvio, con el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Sin embargo, no nos pusieron ninguna pega y eso se agradece mucho.

–¿Cuál es el objetivo de la conferencia en Palencia?

–Desde el colectivo Palencia Ciudad Refugio hemos querido llevar a cabo esta conferencia para compartir con los demás ciudadanos nuestra experiencia en Melilla. Así, les explicamos cómo fue el viaje y cuáles fueron nuestras impresiones sobre la frontera, la inmigración, los niños de la calle y todos. Nuestro objetivo es sensibilizarlos sobre la situación que viven todos estos migrantes y cuáles son los problemas con los que se enfrentan al llegar a España, haciendo su primera parada en la ciudad de Melilla.

–¿Qué otros proyectos tienen desde su colectivo?

–Paralelamente a este tipo de conferencias, hemos organizado la exposición ‘Paso suspendido’. Esta muestra cuenta con ilustraciones de artistas gráficos griegos que muestran con dibujos e ilustraciones las condiciones en las que huyen miles de refugiados. Inauguramos esta exhibición el pasado 6 de septiembre y se podrá visitar hasta el próximo día 25. Siempre intentamos llegar al máximo número posible de personas con estas iniciativas para concienciarlos de la situación.

  • El objetivo de la Caravana Abriendo Fronteras en Melilla

La Caravana Abriendo Fronteras visitó Melilla entre el 18 y el 21 de julio con el objetivo de “denunciar las políticas migratorias actuales que atentan contra la integridad de los migrantes y violan los Derechos Humanos”.

Esta Caravana reunió a 450 personas de más de 100 colectivos en Melilla, donde desarrollaron numerosas ‘performances’ con la intención de visibilizar las malas condiciones y el rechazo que sufren los refugiados y los problemas a los que se enfrentan a la hora de solicitar asilo, según explicaron algunos miembros de la Caravana.