Advertisement
  • Medio Ambiente ha invertido casi 27.000 euros en esta obra, que dará un mejor servicio a estos ciudadanos

El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, y el titular de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, recepcionaron ayer las obras del nuevo vestuario y almacén que se ha reformado para los mayores que utilizan los huertos sociales de la Granja Escuela. Se trata de unas instalaciones en las que se han invertido cerca de 27.000 euros.

Ventura comentó que desde hace tiempo los usuarios de estos huertos venían reclamando un espacio donde poder cambiarse de ropa y asearse, así como taquillas donde dejar las prendas que usan para labrar la tierra. El consejero aseguró que se habían comprometido a facilitar estas instalaciones y ahora, gracias a a la intervención de Medio Ambiente, contarán con esos servicios.

Ventura destacó que son unas 60 personas las que están realizando tareas en las 29 parcelas. Los hombres son mayoría en esta actividad, aunque los vestuarios cuentan con duchas y espacios para ambos sexos.

Señaló que la actividad en los huertos no cesa porque en unos días se celebrará el certamen de la calabaza más grande y comenzarán a plantar las verduras de invierno. De hecho, ayer ya estaban sembrando coliflores.

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente señaló que esta actuación se engloba dentro de otras muchas que no tienen presupuestos altos y que rondan entre los 25.000 y 50.000 euros. Aseveró que este tipo de proyectos permite a la Ciudad mantener el buen estado de instalaciones públicas, como estos vestuarios, plazas o el Paseo Marítimo.

Quevedo resaltó que estas obras de menor presupuesto también llevan mucho trabajo porque cuentan con informes, documentos y todas las condiciones técnicas necesarias, como los expedientes de contratación.

En cuanto a las características de estos vestuarios, se trata de una edificación enmarcada en la cabecera de las instalaciones de la Granja Escuela. El estado de conservación de este inmueble era aceptable y, por ello, permitía la reforma para ser utilizado como almacén y vestuario.

La obra trata de optimizar los espacios, creando dos recintos, uno para vestuario y otro de duchas, que están adaptadas. También habrá a la entrada de estas dependencias unas taquillas.

Se han construido dos aseos con duchas, adaptados para discapacitados, se ha realizado una nueva instalación eléctrica y se han puesto nuevos azulejos, solería y techos. El plazo de ejecución de este proyecto ha sido de dos meses. Fue licitado por 35.591 euros y se adjudicó por 26.892 euros, con una baja de un 24,44%.