Advertisement
  • La ONG pone en marcha la iniciativa tras la muerte de siete mujeres inmigrantes en el mar

La organización no gubernamental (ONG) Caminando Fronteras/Walking Borders ha puesto en marcha una petición en la web Change.org para solicitar la colaboración ciudadana y de otras asociaciones para acabar con las devoluciones ‘en caliente’ en las fronteras de Ceuta y Melilla.

La organización ha recordado que el 31 de agosto, Aminatou, Bebé, Pacience, Dalloba, Clemence, Merveille y otra compañera aún por identificar partieron junto con otras 38 personas de las costas de Nador (Marruecos) para llegar a territorio español y empezar una nueva vida “pero una tragedia tuvo lugar aquel día”.

Según la ONG, los supervivientes explicaron que estaban ya cerca de la playa de Melilla cuando vieron acercarse a la patrullera española (Guardia Civil). “No nos rescataban y sospechábamos que esperaban a que viniese la Marina marroquí. Siempre lo hacen. Como no podíamos avanzar, algunos nos tiramos al agua, para llegar a nado a la playa, para que nos rescatasen”, aseguraron.

Bloqueo de las patrulleras

“La Marina llegó, algunos fuimos detenidos por los marroquíes, otros por los españoles. La Marina enganchó a la zodiac, tiró de ella para sacarnos de la playa de Melilla, después volcó y murieron las mujeres. Esa zona siempre es muy peligrosa, cuando intentamos llegar a la playa nos bloquean entre las dos patrulleras españolas y marroquíes, para no dejarnos avanzar, y pasan muchos accidentes”, aseveraron.

Caminando Fronteras afirmó que el gobierno del Partido Popular incluyó en la ‘Ley Mordaza’ una disposición que modificaba la Ley de Extranjería y que permite el rechazo en frontera de los inmigrantes para impedir su entrada irregular.

Esta disposición “ha sido condenada por el Consejo General de la Abogacía Española, por el Consejo de Europa y por decenas de ONG especializadas en el asilo y la extranjería”.

Para esta organización, esta disposición “es a todas luces ilegal a nivel internacional, yendo en contra del principio de no devolución que se encuentra en la Convención de Ginebra de 1951 de la que España es parte, la Ley de asilo española, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y un largo etcétera”.

Por ello, solicita la supresión de esta disposición y el cumplimiento de las normas internacionales que acaben con las devoluciones en caliente y con muertes como las de estas siete mujeres.