Advertisement
  • Luis Cruz fue el ganador del concurso de paellas de Feria, en el que participaron 28 grupos

El concurso de paellas fue ayer la última actividad organizada por el Real Club Marítimo durante las fiestas patronales de Melilla. Luis Cruz consiguió el primer puesto, después de que su paella consiguiera la mayor puntuación de entre los 28 equipos gastronómicos que concursaron este año. La cifra supuso un récord de participación, siendo más de 700 personas las que este sábado pudieron degustar paella en las instalaciones de la entidad.

Los participantes tuvieron tres horas para preparar sus platos, antes de que el jurado, compuesto por cuatro socios y el presidente de la entidad, José Manuel Calzado, puntuase cada paella.

En este caso, tres aspectos eran los fundamentales a la hora de puntuar: la presentación, la dificultad en la elaboración y, por último, el gusto. En una escala, que variaba en función del concepto a puntuar, cada miembro del jurado emitió su voto.

Los ganadores

Las votaciones no dejaron lugar para las dudas y la paella preparada por Luis Cruz fue la que consiguió la máxima puntuación. La segunda posición fue para Alfonso Gisbert, mientras que el tercer puesto terminó siendo para Luis Alpuente, que en los tres últimos años ha estado siempre en la terna finalista.

Esta edición del concurso de paellas de Feria del Real Club Marítimo destacó por el número de participantes, habiéndose superado ampliamente la cantidad de concursantes de las últimas ediciones, con un total de veintiocho equipos, que crearon un gran ambiente durante la elaboración de las deliciosas paellas.

El recinto se quedó pequeño

De hecho, se tuvieron que habilitar dos zonas para preparar las paellas, puesto que el habitual escenario se quedó pequeño debido al gran número de participantes.

El concurso gastronómico concluyó con la entrega de galardones. Los miembros del jurado fueron los encargados de entregar los premios a los tres primeros clasificados del certamen.

Al margen de las paellas que se presentaron al concurso, el propio Club Marítimo elaboró también tres grandes paellas para invitar a almorzar a sus socios, en una jornada festiva, que fue todo un éxito dado el elevado número de participantes.