Advertisement

Se declaran fans de la literatura latinoamericana. Por eso, en sus videoclips pueden encontrarse varios guiños a los libros. Simón Vargas (Bogotá, 1993), bajo eléctrico y voz de Morat, explica a ‘El Faro’ que ‘Cómo te atreves’ está inspirado en el cuento de Julio Cortázar ‘Autopista del Sur’. Y el universo mágico de ‘Cien años de soledad’ se evoca en la grabación de ‘Cuánto me duele’ con un pelotón de fusilamiento. La banda pop colombiana se sube al escenario mañana sábado, a las 23:59 horas, en la caseta oficial de la Feria de Melilla.

–¿Qué van a ofrecer al público?

–El concierto tiene una particularidad. Nuestro álbum y, por tanto, nuestra actuación narra la historia de un amor; desde que empieza hasta que se acaba. Luego esa persona vuelve tratando de recuperar el amor y luego se vuelve a ir. Y así vas olvidando poco a poco a esa persona y te das cuenta de que lo que estás haciendo es prepararte para un nuevo amor. Hay una canción para cada una de las etapas. Cualquiera que vaya a nuestro concierto, encontrará al menos una canción que le hable sobre aquello que está viviendo en este instante.

–Imagino que no conocen Melilla.

–No, todavía no. Pero hemos estado leyendo e informándonos sobre Melilla. Estamos muy emocionados porque, al igual que girar por España, nos va a permitir empaparnos de una cultura distinta a la nuestra. Siempre hay algo nuevo para ver, un plato para probar… En Melilla hay un choque de culturas muy interesante. Si tenemos tiempo, saldremos a caminar por la ciudad y a probar la gastronomía local.

–¿Cómo definen Morat?

–Es una banda de cuatro jóvenes colombianos que se dedican a hacer lo que les gusta, que es música sobre el amor y el desamor, por lo menos hasta ahora. Lo que nos define es la tranquilidad con la que nos tomamos nuestro trabajo. Para nosotros, lo principal es la música. Todo lo que hay alrededor de ello, como la fama, la tensión… es secundario. Nosotros nos enfocamos en dar un concierto increíble para que la gente lo pase bien y nosotros también.

–Eligieron el nombre de Morat porque así se llamaba la finca donde comenzaron a tocar. ¿Cómo les ha cambiado la vida este grupo?

–El cambio ha sido absoluto. Queda muy poco de lo que éramos hace unos años y lo que somos hoy. Y todavía seguimos estudiando en la universidad, un poco más pausado porque es más difícil ahora. Pero es otro tipo de rutina. La música era antes un hobby y ahora es una prioridad. El cambio ha sido de 180 grados. Ha sido difícil pero es divertido, emocionante.

–¿Cómo están gestionando la fama?

–Es paralelo a lo que nos gusta. No es ni un fin ni un medio para nada. Nosotros estamos enfocados en pasarlo bien; somos unos amigos que tenemos la suerte de conocernos desde los cinco años. Si uno está centrado en eso, no tiene tiempo de pensar en la fama.

–La colaboración con Paulina Rubio, con su tema ‘Mi nuevo vicio’, fue su pistoletazo de salida en el panorama internacional. ¿Cómo fue esa experiencia?

–La experiencia fue particularmente buena porque nosotros, antes de tocar con ella, estábamos tocando en un bar de Bogotá con 150 personas, de los que 150 eran amigos y familia. El salto fue intenso. Lo más interesante es que, cuando uno está en el mismo escenario que una persona que tiene más de 30 años de experiencia, hay que tratar de aprender lo máximo. También nos pasó con Alejandro Fernández. Esas colaboraciones te permiten conocer algo que no conocías por falta de experiencia.

–Son muy jóvenes. ¿Cómo se ven dentro de unos años?

–Yo espero que haciendo lo mismo que estamos haciendo, con la misma pasión e intensidad. Esperemos que con un poco más de días para estar en nuestra casa y descansar. Hemos estado con mucho ajetreo. A nosotros nos gusta mucho lo que hacemos y con quien lo hacemos. Lo único que nos gustaría es dar conciertos más grandes y tocar en otros países.

–¿Cómo está yendo la gira? ¿Cómo les trata España?

–Lo que hace más fácil esta gira es que somos cuatro amigos y nuestro manager y nuestro equipo de producción son gente muy parecida a nosotros. Así, estar lejos de casa y de la gente de Colombia se disminuye un poco. España nos trata fantástico. Siempre nos gusta volver. Tiene una cultura muy diversa y uno puede estar aprendiendo constantemente. El público español ha sido encantador con nosotros. La gente es muy respetuosa.

–¿Cuáles son los próximos proyectos de Morat?

–Terminar la gira en España, y luego iremos a México y tenemos una gira por Latinoamérica. Después volvemos a Colombia en diciembre. Además, la idea es terminar de grabar nuestro segundo álbum y producirlo.