Advertisement
  • Usuarios falsos y anónimos acusan a la entidad de ser una asociación fantasma y de desviar fondos

La Asociación por la Solidaridad y la Igualdad Social (ASIS) está estudiando demandar a varios usuarios de redes sociales como Facebook y Twitter que han vertido numerosas “calumnias y vejaciones” sobre la entidad y sus trabajadoras. Así lo anunció ayer la vicepresidenta de ASIS, Farah Mimoun, quien especificó que los abogados de la asociación están investigando la situación.

Mimoun detalló que muchos de estos perfiles son falsos y anónimos o utilizan algún pseudónimo para acusar a la entidad de gastar los fondos de las subvenciones recibidas por la Consejería de Bienestar Social en otros fines ajenos a la actividad propia de ASIS. Entre otras acusaciones, se encuentra la de que ASIS sería una entidad fantasma. Mimoun animó a cualquier interesado en comprobar la memoria técnica que entregan cada seis meses a la viceconsejería, documento en el que se justifica todas y cada una de las actividades que realizan.

Ataques personales

Los ataques contra la asociación no sólo irían destinados a la entidad en sí y a su gestión, sino también contra los profesionales y voluntarios que desempeñan su actividad. De acuerdo con la responsable de voluntariado y del Banco de Alimentos, Anisa Mohamed, el personal de ASIS, formado en su mayoría por mujeres, ha sido víctima de insultos como que son “moras vendidas”, “no sois representantes de las musulmanas” y “qué imagen dais a vuestros hijos”.

Por ello, ASIS emprenderá medidas legales al considerar que todas estas “calumnias, vejaciones y difamaciones” atentan contra el honor y atacan a la integridad de las personas que forman parte de la plantilla de la asociación.

La tesorera de ASIS, Nafisa Mohand, criticó que todas estos insultos salieran a raíz de las palabras de agradecimiento que tuvo la presidenta de la entidad, Samira Mohamed, con el presidente de Melilla, Juan José Imbroda.

Según Mohand, la asociación comenzó a recibir este tipo de comentarios a partir de la última semana de agosto, cuando ASIS presentó un vídeo resumen de las actividades de verano que clausuró los campamentos urbanos. En este acto, Mohamed agradeció a Imbroda la cesión de un nuevo local para ampliar la atención de niños que necesiten apoyo escolar y los talleres de alfabetización. A este agradecimiento, la presidenta habría señalado ser “amiga” del presidente de Melilla. Este comentario vendría a ser el detonante de todas las acusaciones referentes a la malversación de las subvenciones concedidas.

La secretaria de ASIS, Yeiza Amar, añadió que cualquier persona que quisiera conocer su labor podía “consultar la memoria técnica o los artículos publicados por la prensa local que demuestran las actividades” que desarrollan. Amar insistió en que el área de comunicación de la asociación está muy activa, por lo que no habrá problemas en encontrar sus datos.

Por último, la vicepresidenta recordó que las trabajadoras de ASIS son “mujeres bereber, españolas, europeas, musulmanas, libres, luchadoras y que pueden militar en el partido que quieran”, sin importar el trabajo que desarrollen.