Advertisement

La asociación atiende en la ciudad a 60 familias sin recursos y con hijos menores de dos años

El embarazo no deseado deja a las mujeres en una tesitura muy complicada. En lo que va de año, nueve acudieron a la Fundación Red Madre Melilla con dudas y planteándose la opción del aborto. Tras ser atendidas y asesoradas por la entidad ‘pro vida’, las nueve decidieron continuar con su embarazo, siendo una de ellas derivada a Almería.

La directora general de la asociación, Amaya Azcona, compañó ayer a la presidenta de Red Madre Melilla, Carmen Martínez, en el encuentro con los medios de comunicación que tuvo lugar en el Hotel Parador. Según pusieron de manifiesto, en la ciudad ayudan a 60 familias con hijos menores de dos años. Entre todos los miembros suman un total de 245 personas.

El perfil que más recurre a la fundación en Melilla es el de mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años. Según apuntó Martínez, también atienden casos de madres mayores de 40 años y de chicas que quedaron embarazadas siendo menores de edad y decidieron seguir adelante.

Mujeres marroquíes

Por otro lado, en la asociación de Melilla se está ayudando actualmente a unas doce mujeres procedentes del país vecino, sin recursos ni documentación. “Normalmente, las que nos llegan de Marruecos no vienen para abortar, sino para pedir ayuda y con una situación muy complicada”, aclaró Martínez.

Estas mujeres no suelen cumplir los requisitos de empadronamiento que marca el convenio de ayuda que la fundación tiene con la Consejería de Bienestar Social. No obstante, Red Madre trata de cubrir las necesidades más básicas de los niños y las madres ofreciéndoles ropa, leche o pañales, entre otros recursos.

Según compartió la presidenta de la entidad en Melilla, nunca han atendido a una mujer embarazada o madre que sea residente del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), aunque adelantó que pretenden visitar pronto las instalaciones para tomar contacto. “Sabemos que hay muchas mujeres sirias embarazadas, aunque en el centro se les atiende en todos los sentidos”, expuso Fernández.

Maternidad “mal vista”

La directora general de Red Madre, Amaya Azcona, aseguró que muchísimas mujeres se encuentran con el hándicap de que “la maternidad está mal vista”. Según sostuvo, “solamente está bien vista cuando la mujer tiene 32 años, pareja estable y trabajo”.

A esta circunstancia, siguió exponiendo, se suman otras presiones, como las familiares o las laborales. “Todavía hay muchos padres que no admiten que una chica joven tenga un hijo sin una pareja”, mantuvo la portavoz de la entidad.

Azcona también apuntó a los “chantajes” que proceden de las parejas o del entorno laboral, sobre todo en el ámbito de la economía sumergida. “Amenazan con el despido a las mujeres embarazadas para que aborten”, aseguró.

Llegar a las universidades

La Fundación Red Madre pretende tener presencia en las universidades españolas para apoyar a las jóvenes estudiantes que queden embarazadas. La entidad ya ha firmado un convenio de colaboración con la Universidad de Ávila. La idea, recalcó la directora general, es seguir expandiéndose por más centros universitarios. Entre ellos, el de Melilla. “Lo que perseguimos es que no esté mal visto que una chica embarazada continúe con sus estudios”, manifestó Azcona.