Advertisement
  • La banda andaluza actúa esta noche, a las 23:59 horas, en la caseta oficial del recinto ferial

Asegura que cuando lo llamaron para proponerles esta actuación, le inundó un “chorro de aire fresco”. Pepe Begines (Los Palacios y Villafranca, Sevilla, 1967), vocalista de la banda No me pises que llevo chanclas, confiesa que actuar en Melilla siempre supone un punto de “exotismo”. El líder del grupo explica a ‘El Faro’ los detalles del concierto que la formación dará esta noche, a las 00:00 horas, en la caseta oficial del recinto ferial.

–No me pises que llevo chanclas actúa en Melilla. ¿Qué ofrecerá al público local?

–Estamos presentando nuestros ‘25 años de Agropop’, que así se llama la gira. Estamos haciendo una recopilación de las que pensamos que son nuestras canciones más pioneras, nuestros grandes éxitos. El resultado son conciertos muy vibrantes, llenos de recuerdos, de sentimientos… Está siendo una gira muy disfrutada.

–¿Qué les parece Melilla?

–Hemos estado varias veces y siempre es un concierto muy vibrante. Melilla es una plaza fuerte. Hemos estado en la plaza de toros y en varios sitios de la ciudad y siempre nos han respondido estupendamente. Cuando venimos de vuelta, siempre tenemos la sensación de que nos dejamos algo en Melilla.

–La ciudad es, sin embargo, tristemente conocida por la valla.

–Lo que menos me interesa es la valla. No está en nuestro terreno. Nuestro terreno es la parte feliz de la gente de Melilla, la parte que nos concede una sonrisa y nos hace disfrutar de nuestra música. Eso es para mí muy importante porque es lo que nos da vida.

–El estilo personal del grupo se bautizó como ‘agropop’. ¿Cómo lo presentarían a los jóvenes?

–El ‘agropop’ es un estilo que mira a todos los públicos. Es una mezcolanza entre lo urbano y lo rural, entre la música antigua y la moderna. Sobre todo, le canta a las cosas cotidianas de la vida y no le canta al amor como otros grupos.

–El humor es una de sus características cuando parece que lo que triunfan son las letras tristes. ¿Hay que reírse más?

–Ya hay bastante gente que hace letras tristes. Desde un principio adoptamos esto porque nos apetecía aire fresco, cosas divertidas. Y este es el estilo que se ha forjado. Es casi una manera de vivir. Yo digo a veces, en un comentario casi de humor negro, que somos lo contrario a una funeraria. Vamos dando buena vida por ahí. La gente nos dice después de los conciertos: ‘Que buen rato hemos pasado”. Así que la actitud con el grupo es estupenda. Hay que reírse hasta uno mismo.

–La grabación de unos conciertos sirvió de base para rodar el documental ‘Por humor a la música’. ¿Qué ofrece?

–Gira en torno a dos conciertos que tuvimos el año pasado, en marzo de 2016, cuando grabamos nuestro disco de 25 años del grupo. Gira en torno también a la gente que, junto a nosotros, ha preferido adoptar una forma más humorística a la hora de hacer sus letras, como son Pablo Carbonell, Kiko Veneno, Siniestro Total… Gente que ha navegado con nosotros por estas aguas a lo largo de nuestras vidas. El documental plasma eso y también nuestra historia en este tiempo.

–La colaboración ha tenido que ser muy divertida.

–La verdad es que sí. Somos amigos desde hace un montón de tiempo. Cuando los llamé uno por uno, me tendieron su mano totalmente. Más que una colaboración de músicos, es de amigos.

–Aparte del humor, ¿qué otras características les definen como grupo?

–Somos un grupo que toca muchos palos: agropop, reggae, indie, pop, rock, flamenco… Nuestro punto más fuerte es el directo. Ahí es donde casi componemos porque le damos mucha vía libre a la improvisación y nos contaminamos del público. No somos un grupo de garaje.

–¿Cómo ha cambiado No me pises que llevo chanclas desde su aparición en 1987?

–La evolución ha venido sobre ­todo por los integrantes del ­grupo. Al principio éramos ­nueve. Un grupo de músicos amigos, de amigos músicos, una especie de mezcolanza. Y muchos fueron cayendo por el camino. Quedamos la columna vertebral del grupo. Creo que es el cambio más sustancial. Hoy somos un quinteto pero la energía sigue siendo la misma.

–En estos años también han visto la evolución del panorama musical. ¿Cómo ven este mundo?

–Lo veo muy diferente. No me gusta decir mejor o peor porque lo mismo te puedes ver como víctima que como héroe. Pero ahora es más difícil encontrar buenos oyentes como antes. De los músicos, me voy a reservar mi opinión…

–¿Cómo animarían a los melillenses a asistir al concierto?

–Si quieren olvidar los problemas, si quieren recordar buenos momentos, pues que vayan a disfrutar de nuestro concierto porque vamos a ir con el corazón abierto.