Advertisement
  • Quevedo señala que se mejorará la eficiencia energética al cambiar las ventanas y el aire acondicionado

El presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, y el consejero de Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, visitaron ayer las obras que se van a ejecutar en el ala norte del Palacio de la Asamblea, una de las zonas más dañadas del inmueble tras el terremoto del 25 de enero de 2016. El presupuesto de estos trabajos es de 596.671 euros.

Imbroda comentó que las obras tendrán un plazo de ejecución de unos seis meses. Señaló que se va a aprovechar para remodelar este edificio que lleva entre 70 y 80 años sin tocarse. Resaltó que le parece muy buena idea que se eliminen algunos tabiques de esta zona de oficina y se instalen otros de madera, que al ser desmontables, podrán adaptarse mejor a las necesidades de los funcionarios. De esta forma, matizó que se podrán hacer espacios más reducidos o amplios en toda esta zona.

También argumentó que se rehabilitará el patio interior del Palacio de Asamblea, que se encuentra en malas condiciones.

“No hay mal que por bien no venga y vamos a remozar totalmente este edificio, creando puestos de trabajo”, añadió Imbroda.

Además, puntualizó que ésta es la primera de las obras de reforma del Palacio de la Asamblea, ya que la semana que viene se iniciará la rehabilitación de la zona central y la siguiente otros trabajos de rehabilitación que son necesarios.

Por otro lado, el consejero de Medio Ambiente, recordó que las primeras obras, tras el terremoto de hace año y medio, fueron las de emergencia y luego, la de consolidación de los torreones. Subrayó que la mitad de la inversión en todos estos trabajos de reforma es del Estado, ya que llegó una ayuda a la Ciudad de 1,5 millones de euros este año.

Quevedo comentó que esta obra del ala norte es muy importante y que permitirá reforzar los suelos y los pilares, además de los techos. Resaltó que la tabiquería será sustituida por mamparas modulares terminadas en madera natural.

No obstante, el consejero de Medio Ambiente hizo hincapié en que tras la reforma se mejorar en eficiencia energética. Destacó que se van a eliminar los antiguos equipos de aire acondicionado individuales para poner uno con diferentes salidas en el techo. Además, se instalarán nuevas ventanas con doble vidrio, que no sólo conseguirán un mejor aislante, sino también reducir el ruido que llega del exterior.