•  La acusación popular dice que no hay  informe que lo acredite. Mañana se cumple un año del asesinato

Abdelwahid A., el autor confeso del asesinato de Karla P., su expareja con la que tenía un hijo en común, no estaba bajo los efectos del alcohol ni de las drogas cuando cometió el crimen en la playa de La Hípica y del que mañana se cumple un año. Así lo ha indicado a El Faro la asociación Abogadas para la Igualdad, que se ha personado en este proceso como acusación popular.

“Hasta el momento no hay ningún informe que indique que estaba bajo los efectos del alcohol o de drogas”, subrayaron fuentes de la acusación popular. Una cuestión clave en este proceso, ya se tumbaría de un plumazo el principal argumento de la defensa del presunto asesino, que, según indicó la entidad,  “busca la atenuante de la toxicomanía” para que se le reduzca la condena.

Labor desde Melilla

Desde Abogadas para la Igualdad señalaron que la instrucción del caso está siendo “rápida” y confían en que a principios de septiembre continúe a “buen ritmo”. En este sentido, destacaron la labor de los Juzgados de Melilla y de la Benemérita. “La Guardia Civil y los Juzgados de la ciudad autónoma han trabajado muy bien”, aseguraron. “La  jueza que lleva el caso también”, añadieron.

Hay que recordar que es el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Oviedo el órgano judicial que se está haciendo cargo de la investigación del caso. Cuando ocurrió el asesinato el pasado 10 de julio, en principio se ocupó de ello el de Instrucción número 4 de Melilla.

No obstante, la legislación vigente establece que, en los casos de violencia de género, el juzgado que gestione el caso no sea el del lugar donde tuvo lugar el  delito, sino el de la ciudad de residencia de la víctima. Karla P. vivía en Oviedo y, por ello, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de la capital del Principado se está haciendo cargo de la instrucción.

Abogadas para la Igualdad calificó los hechos como un asesinato en el que se aprecia la agravante de violencia de género. “Queremos acreditar que la agresión se produjo por el hecho de que (la víctima) fuese mujer”, señalaron.

El asesinato

El cadáver de Karla P., española de origen ecuatoriano, fue hallado junto a la playa de La Hípica en la mañana del pasado 10 de julio. Pocas horas después, Abdelwahid A., su ex novio, se entregaba en la Jefatura de Policía y confesaba el crimen.

El autor confeso de la muerte se presentó en comisaría con el hijo que tenía en común con la víctima. Abdelwahid A. es de nacionalidad marroquí y ya había sido condenado en Oviedo por maltrato, pena que le conllevó una orden de alejamiento de Karla Pérez. Asimismo, fue expulsado de territorio español y se emitió una orden de prohibición de entrada en el mismo, cuya vigencia duraba hasta 2021.

Abdelwahid A., desde Marruecos, retomó el contacto con su ex pareja a través de Internet y la convenció para que viniera a Melilla bajo el pretexto de presentar el hijo de ambos a sus familiares. Así, la joven vino a la ciudad en barco con el bebé. A pesar de la prohibición de entrada en suelo español, el autor confeso pudo pasar a Melilla al no ser detectado en los controles aleatorios que la Policía Nacional efectúa en la frontera.