• El libro que recopila los artículos de Antonio Molina en El Faro se presentará el 12 de junio en la UNED

Antonio Molina se asomó a la ventana de El Faro de Melilla durante un año completo (2015-2016). Lo hizo a través de su sección ‘Desde mi rincón’, en la que abordaba los problemas cotidianos vistos a través de la lente de un filósofo que estudió Matemáticas y que es profesor en el instituto Rusadir de la ciudad. Todos esos artículos publicados cada domingo por Molina en este periódico han sido recopilados y han dado vida al libro ‘Contra el viento’, que acaba de editar la casa Geepp y que se presentará el próximo jueves 12 de junio, a las 19:00 horas, en la UNED.

–La portada del libro muestra el faro de Melilla La Vieja, en alegoría a la publicación de sus artículos en El Faro de Melilla.

–Quería que el libro contara con esta portada. No sabía desde qué ángulo enfocar el faro. Le pedí a un amigo que hiciera la foto y ha salido tan bien, tan bien que a veces pienso que lo mejor del libro es la portada.

–Los melillenses que hayan leído en El Faro los artículos recopilados ahora, si se hacen con un ejemplar del libro, que es muy difícil, tienen la oportunidad de releer esos textos escritos en un periodo muy convulso de nuestro país. Lo que hizo Antonio Molina fue aplicar la filosofía a ese periodo de convulsión.

–Yo intentaba escribir al comienzo sobre actualidad. Luego escribí sobre lo que a mí me interesaba. Hasta que me di cuenta de que no tenía por qué ser incompatible ni estar desligado lo que le interesa a uno de lo que pasa. Se pueden hacer referencias autobiográficas e insertarlas en los artículos… Pero como decía un filósofo español fallecido recientemente, existe la filosofía pura y la impura. Y yo creo que no estoy capacitado para dedicarme a la filosofía pura, a la autorreflexión. Tampoco le veo utilidad. Primero porque creo que no sé. La filosofía impura es la aplicada a lo que pasa, a lo que sucede, a lo artístico, a lo político, a lo social y yo creo que ésa es la interesante.

–Pensaba que era usted un hombre de letras y me he llevado una sorpresa al enterarme de que tiene un pasado matemático.

–Sobre el pasado de números, es algo que pongo en el epílogo del libro. Lo dejo reflejado porque a veces lo autobiográfico como que te sale solo. Hay quien dice que la escritura necesariamente es autobiográfica. En cierto modo creo que sí. Cuando acabé los estudios secundarios y tenía que empezar la carrera mi hermano ya había empezado la Licenciatura de Física en la UNED y a mi padre le propuse que quería estudiar Filosofía. Me interesaba mucho. Y mi padre me dijo que me metiera en algo serio, como mi hermano. Se lo agradezco. En aquel momento no, pero ahora sí. Entonces hojeando el libro de álgebra de mi hermano me decidí por Matemáticas y hasta hoy.

–¿Y de las Matemáticas cómo saltó a la Filosofía?

–Yo estaba loco por aprobar las oposiciones para dedicarme a la Filosofía. Mi idea al principio era dar clases de Filosofía, pero después descubrí que no, que prefería guardármelo para mí y ocuparme en paralelo de eso.

–Antonio Molina es miembro de la Fórum Filosófico de Melilla y justo en 2015, cuando se celebraba el Día Internacional de la Filosofía, le invité y empezó a escribir en El Faro. Al principio teníamos miedo de publicar artículos filosóficos un domingo. Podía ser un ‘tostón’ y para nuestra sorpresa funcionó.

–Para mí el reto era escribir de una manera que no fuera muy sintética. Ahí se notan los estudios de Matemáticas anteriores. Me resulta más fácil entender lo que está muy resumido y expresarme de esa forma. El reto era, cuando me propusiste hacer una página, tener muchas fotos porque creía que el texto no iba a llegar. Al final te acostumbras y en los últimos artículos tenía que frenarme o teniáis que frenarme. Uno evoluciona.

–Estoy convencida de que terminará escribiendo un libro, si es que no ha empezado ya.

–Después de este libro le prometí a mi mujer que iba a estar sin leer y escribir durante mucho tiempo. Lo cumplí un mes.  En enero pasado empecé a leer sobre un tema que se fue ampliando y no sé cómo voy a acabar.

–Entonces es verdad lo que dicen los escritores, que cuando empiezan a escribir no tienen para cuándo parar y no pueden dejar de escribir.

–Yo hasta ahora pensaba que eso estaba por ahí escondido, aletargado, después de tu oferta de escribir en El Faro. Pensaba que me había agotado completamente, pero ha despertado eso.

–Si le parece, vamos a hablar un poquito del libro. ¿Qué editorial lo ha publicado?

–La editorial Geepp. Conocía a varios compañeros del instituto (Rusadir) y de otros centros que habían publicado manuales de alguna asignatura, compilaciones de poemas o estudios multiculturales y ésa es la editorial que yo conocía de Melilla. No sé si hay otra. Para mí es la editorial de aquí. No tenía dudas. Fue todo fácil.

–Para los que no hayan conocido o no recuerden la sección que tuvo Antonio Molina en El Faro, ‘Desde mi rincón’ era una lección de Filosofía llevada a la vida práctica. Hubo un artículo de política, que al leerlo le escribí y le dije que difícilmente podría escribir uno aún mejor.

–Ése fue ‘De leones y zorras’. Hay quien dice que la frase de Descartes ‘Pienso luego existo’, en el caso de los filósofos tendemos a convertirla en ‘Cito, luego existo’. Es difícil encontrar el límite de una cita que pueda enriquecer o que pueda ilustrar un libro. No sé si lo he conseguido, pero es el primero…

–Ha dicho que es el primero. Eso significa que habrá un segundo. Es una cuestión matemática.

–Necesariamente. Pero no sé cuándo. La temática es una apuesta por la convivencia no sólo en la ciudad. Entre otras cosas porque no nos queda otra. Yo creo en la evolución moral de la humanidad porque aunque ocurren cosas horrorosas y los telediarios se encargan de hacernos creer que sólo ocurren cosas horrorosas, la humanidad ha evolucionado y ha mejorado y ahora las relaciones entre países no son necesariamente bélicas. Ni entre familias, ni entre clanes. Parece que sí, pero yo estoy convencido de que no. Vivimos casi mejor que nunca aunque alguien con un periódico en la mano parece que puede decir lo contrario.

–Cuesta entender esta postura sobre todo ahora que en Occidente estamos amenazados por la organización terrorista Estado Islámico.

–Es importante recalcar que existe la Yihad, pero también existe la Fitna, que es la guerra contra el propio musulmán que el yihadista considera infiel. Más del 90% de las víctimas del Estado Islámico son musulmanes. No es una guerra del islam contra Occidente.

–Tal y como está la política española, sería interesante ver qué piensa Antonio Molina de esa competición voraz por la Secretaría general del PSOE. ¿Cómo la ve un filósofo?

La erótica del poder puede entenderse como que si yo tengo mucho poder puedo ser atractivo para otras personas o que el poder ejerce una atracción sobre las personas. Creo que esta segunda opción es el ABC de lo que está pasando ahora en el PSOE.

–¿Susana Díaz y Sánchez están embelesados por el poder?

Absolutamente. Se da en personas que se mueven a esas alturas, incluso a menos altura, aquí en la ciudad. Siempre he pensado que el poder atrae y no creo que necesariamente que corrompe.

Cuando uno se mueve en ciertos niveles asume un cierto grado de corrupción. Así, el alcalde que está entre los afines a Pedro Sánchez (se refiere al alcalde de Calasparra, Murcia) ha dicho que los otros ( la Gestora) son mafiosos. ¿Lo hacen por propia iniciativa o porque quieren ganar puntos a ojos de sus jefes? La política no es mi punto fuerte. Cuando he escrito de política lo he hecho a pesar de.