• Actos por San Valentín. Ayer se festejaba el Día de los Enamorados y los usuarios del centro Gámez Morón lo festejaron confeccionando corazones de fieltro, cartulina y otros materiales, que fueron repartiendo durante la mañana por la Avenida y otras calles céntricas

“Integrar” y “normalizar” en la sociedad. Con estas palabras, el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, definía el objetivo de actividades como la que ayer organizó el centro Gámez Morón con motivo de la festividad de San Valentín.

Y es que el Día de los Enamorados fue la razón perfecta para que los usuarios de dicho centro para personas con discapacidad intelectual pasearan por la ciudad y mostraran el trabajo que hacen.

“Salen a la calle a repartir corazones y abrazos. Es una actividad integradora más”, subrayó Ventura, quien manifestó que se ha de seguir trabajando para que este colectivo “no tenga que estar separado del resto de la sociedad”.

Talleres en el centro

Pilar Carilla, directora del Gámez Morón, destacó los “múltiples talleres” que los usuarios del centro llevan a cabo a lo largo del año. El de San Valentín, en el que han confeccionado “corazones de fieltro y también de cartulina”, ha sido sólo uno más.

Según explicó Carilla, estas actividades sirven para trabajar la “habilidad psicomotriz” de estas personas. “El objetivo final es darse a conocer, ver que son uno más y que son capaces de hacer esto y mucho más, aunque haya gente que piense lo contrario”.

Y qué mejor momento que San Valentín para lanzar este mensaje: “El amor está en todos, y la paz, el amor, la amistad y la felicidad. Ellos también tienen mucho que dar y aportar”, proclamó Carilla.

En el Gámez Morón hay más de 40 usuarios actualmente, aunque no todos tienen la capacidad para hacer trabajos como el mostrado ayer. Sin embargo, los que no pueden “recortar, pegar o pintar” sí “apoyan a sus compañeros con una sonrisa o una palabra tierna”.