Advertisement
  • Según la agencia de la UE para las fronteras, en el mismo tramo del año pasado se dieron unos 300 accesos

“En la ruta del Mediterráneo oriental, España registra la mayor presión migratoria irregular de cualquier segundo trimestre del año desde que existen datos de la Red de Análisis de Riesgos de Frontex, con casi 2.000 entradas irregulares detectadas”. Así lo asegura en su último informe la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la Unión (Frontex). Sin embargo, la entidad marca a Melilla y Ceuta como ‘excepciones’ en este ámbito, dado que según sus datos, los accesos por puestos no habilitados caen de alrededor de 300 entre abril y junio de 2015 a alrededor de 100 este año.

De hecho, las cifras de Frontex señalan que las entradas irregulares (principalmente por mar) crecieron un 15% en España en estos tres meses con respecto al mismo tramo del pasado año y un 42% sobre el trimestre anterior, es decir, entre enero y marzo.

“Este crecimiento se debe, principalmente, a las personas que intentan cruzar el mar entre Marruecos y España”, indica también en su informe esta agencia.

Guineanos y marfileños

Por otra parte, en cuanto a las nacionalidades más comunes de las personas detectadas en entradas irregulares a España que marca el organismo para las fronteras exteriores de la Unión Europea, resaltan los guineanos y los que proceden de Costa de Marfil.

La presencia de inmigrantes de nacionalidades creció, respectivamente, un 93% y un 146% con respecto a los datos del pasado año.