• La COA afirma que pierde muchos viajeros, aunque confía en aumentar los pasajeros en verano

El problema de los taxis piratas no sólo afecta y daña a los conductores de estos vehículos de servicio público que sí pagan sus impuestos, sino también a los autobuses urbanos. Les restan pasajeros, no solo en las líneas de la frontera, sino también en otras zonas. Los conductores de la Cooperativa Ómnibus de Autobuses (COA) de Melilla han visto a los taxistas piratas operando en la zona de los cuarteles, en el Hospital Comarcal y también en El Real.

El miembro del Consejo Rector de esta empresa, Antonio Montoya, explicó a El Faro que la situación con estos taxistas piratas no ha mejorado, sino más bien lo contario. Aseguró que cada día son más y que están realizando esta actividad en muchas zonas de Melilla. Esto les quita un gran número de usuarios, ya que hay personas que comparten estos taxis para ir de un lado a otro de la ciudad.

Montoya destacó que temen las consecuencias de subir el precio del billete de autobús en cinco céntimos. Se preguntó si ese pequeño incremento, que necesita hacer la COA para actualizar sus tarifas a los costes que tienen los autobuses, no hará que los taxistas piratas cojan a más clientes. Aseveró que es “imposible” que la cooperativa pueda continuar funcionando con esos precios, de ahí esa subida hasta los 90 céntimos de euros por viaje.

300 euros un vehículo nuevo

El representante de la COA señaló que, aunque los conductores vean a los taxistas piratas, ya no les dicen nada ni les llaman la atención. En más de una ocasión han sido amenazados por estos ‘piratas’ y han recibido insultos.

Para Montoya, no hay una solución rápida a este asunto. No obstante, cree que la única opción que tiene la Ciudad es endurecer las multas y llevar a los reincidentes ante la justicia para que se enfrenten a penas de cárcel.

Aseveró que si no se incrementa cuantitativamente la sanción económica, estos taxistas piratas no van a cesar en su actividad.

En este sentido, el dirigente de la COA comentó que cuando la Policía Local retira un taxi pirata, el dueño compra un vehículo por 300 euros en Marruecos y al día siguiente ya está de nuevo recorriendo la ciudad.

Lamentó que los taxistas legales y la COA tengan que soportar esta situación ante la que no pueden hacer nada.

Más pasajeros en verano

No obstante, Montoya espera que este verano se vea incrementado el número de usuarios de autobuses. Aseveró que en periodo estival se mejoran las cifras de pasajeros y espera que esta ‘norma’ se cumpla de nuevo este año.

Según los últimos datos que maneja la cooperativa, en los primeros seis meses del año las cifras han mejorado en un 3,4% respecto al mismo periodo de 2016.

El mejor mes de 2017 ha sido sin duda mayo: 200.979 viajeros usaron la COA. De hecho, son 21.367 usuarios más que en junio. No todos los meses de este año han arrojado cifras positivas. En enero se registraron 196.427 viajeros, un 3,47% más que el mismo mes de 2016. En febrero se bajó a 178.121 el número de usuarios, siendo un 9,3% menos que en enero y en marzo volvió a subir hasta 199.512.