• Un grupo de casi 40 niños de la Asociación por la Solidaridad y la Igualdad Social (ASIS) clausuró ayer las actividades del campamento de verano con una visita al vivero de plantas de Guelaya-Ecologistas en Acción

La jardinería y la horticultura eran algunas de las asignaturas pendientes que cerca de 40 niños de la Asociación por la Solidaridad y la Igualdad Social (ASIS) pudieron conocer ayer bien de cerca. Éste es el segundo grupo de menores de entre cinco y 13 años que han participado en los campamentos de verano de ASIS y que ayer pusieron fin con una visita al vivero de Guelaya-Ecologistas en Acción.

Una de sus monitoras, Verónica Barroso, reconoció que el objetivo de esta actividad era acercar a los menores al entorno natural y darles a conocer las plantas, flores y hortalizas típicas de Melilla. Uno de los miembros de la asociación Guelaya, Manuel Tapia, enseñó a los niños las hierbas aromáticas más características de la zona y les explicó en qué consiste la aromaterapia a través del olor de estas plantas.

Después de pasearse entre las plantaciones de calabaza y las higueras, los pequeños pudieron plantar ellos mismos algunas semillas, que después se llevaron en una maceta para hacerlas crecer y tratar de replantarlas en invierno en los pinares de Rostrogordo.