• La mujer, de 23 años, utilizó la tarjeta SIM de su madre para difundir el archivo de contenido sexual con menores

La Guardia Civil ha detenido en Melilla a una joven de 23 años por un presunto delito de difusión de archivos de contenido sexual y pornográfico infantil, después de que los agentes detectaran que la arrestada difundió en un grupo de WhatsApp, a través del teléfono de su madre, un vídeo con menores de edad, según informó ayer la Comandancia en un comunicado.

La Guardia Civil ha dado por concluida la Operación Aladdin, dirigida y tutelada por el Juzgado de Instrucción número 2 de Melilla, relativa a la averiguación de la identidad de la persona que había difundido ese vídeo. La detenida es una mujer de 23 años de edad, de nacionalidad marroquí, provista de tarjeta de residencia comunitaria y que vive en nuestra ciudad, que ha pasado a disposición judicial.

La operación se inició hace dos semanas, gracias a la colaboración ciudadana, que advirtió a la Guardia Civil del hallazgo en un grupo de WhatsApp de un vídeo en el que se veían a menores de muy corta edad en actitudes de índole sexual y pornográfica, según la nota.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia se hizo cargo de la investigación, dando como resultado la identificación del teléfono móvil y la tarjeta SIM desde la cual supuestamente se había realizado el hecho delictivo.

Identificada la persona propietaria del teléfono, una mujer de mediana edad, se comprobó que era ajena por completo a los hechos investigados. No obstante, fruto de esa investigación y dado que, según el comunicado de la Guardia Civil, no había lugar a dudas de la utilización de la tarjeta SIM de ese móvil como medio para cometer el hecho delictivo, finalmente se descubrió que había sido la hija de la investigada la responsable del envío del vídeo.

Así, la joven se había apoderado de la tarjeta del teléfono de su madre, que no contaba con acceso a Internet, y con ella creó una cuenta en su móvil, desde la cual difundió el video a un grupo de personas.

Modus operandi

A continuación, volvió a introducir la tarjeta en el terminal de su madre, para que no pudiera ser relacionada dicha SIM con su teléfono, y seguir navegando así bajo una identidad distinta a la suya.

La Guardia Civil recuerda a los ciudadanos que la difusión por cualquier medio de vídeos o archivos de este tipo de contenidos en los que se vean a menores en actitudes o de contenido sexual o pornográfico, es siempre delito.

Por ello, la Benemérita solicita la colaboración ciudadana en el caso de que por cualquier medio alguien tenga conocimiento o lleguen a su poder algún tipo de archivos informáticos de esta naturaleza, para que lo comuniquen con inmediatez a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, para su investigación y evitar su difusión.