• El presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla muestra su “predisposición total” para acabar con las actividades comerciales que se puedan desarrollar sin permisos o licencias

El presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla, Miguel Marín, aseguró ayer que se ha abierto una investigación para detectar si hay taxis piratas operando en la Estación Marítima. Resaltó que si se detecta alguno, será sancionado y le impedirán entrar en este recinto.

Un grupo de taxistas estuvo ayer en los juzgados para acompañar a un compañero de profesión que ha sido denunciado por un supuesto taxista pirata tras una discusión en la parada de estas instalaciones portuarias. Marín aseveró a El Faro que nadie había presentado ninguna queja de forma oficial a la Autoridad Portuaria ni tampoco se habían dirigido de manera informal a él u otro miembro de la dirección para exponer esta situación. Tras conocerla, ordenó la apertura de un expediente administrativo para que se investigue si se está desarrollando una actividad ilícita en la Estación Marítima.

Los taxistas que hablaron con El Faro indicaron que en más de una ocasión se habían quejado de que había taxis piratas a los policías portuarios. Sin embargo, la respuesta que obtenían es que no podían hacer nada mientras que no hubiera un protocolo de actuación ante este tipo de situaciones en el Puerto.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla explicó a El Faro que los policías portuarios no pueden actuar si no hay pruebas de que alguna una persona esté ejerciendo de taxista pirata. No obstante, ahora se ha abierto un expediente administrativo y eso significa que se mirarán las cámaras para ver si hay este tipo de vehículos en la Estación Marítima.

Marín subrayó que tendrán que comprobar que estos taxis piratas están cobrando a los pasajeros, porque siempre pueden alegar que han ido a buscar a un familiar, amigo o conocido. Pero subrayó que cuando esté comprobado que hacen esta actividad ilegal, la Autoridad Portuaria puede sancionar con una multa y además, impedir que dicho vehículo pueda entrar de nuevo a las instalaciones.

Erradicar la práctica

El presidente del Puerto insistió en que nadie tenía conocimiento de que se pudiera estar realizando este tipo de actividades y que, por ello, no se había actuado antes contra ello.

“Vamos a erradicar de inmediato a los taxis piratas si es que están operando en la Estación Marítima”, añadió Marín.

En este sentido, manifestó que hay una “predisposición total” para acabar con esta práctica y que van a colaborar al máximo con la Asociación del Taxi de Melilla en este asunto. Aseveró que su objetivo es proteger a las personas que tienen permisos para realizar actividades comerciales en la Estación Marítima.

“Vamos a velar para que no haya una actividad comercial sin autorización e ilegal”, apuntó.

Este expediente administrativo, añadió Marín, permitirá también a la Autoridad Portuaria estar en contacto con la Guardia Civil y con la Policía Local para hacer el seguimiento a estos vehículos fuera del recinto del Puerto.

Por último, reiteró que está a disposición de los taxistas.