• Se votó este miércoles en comisión y ha sido aprobado con la abstención de los grupos de la oposición

El nuevo contrato para la gestión de menores de La Purísima contemplará la posibilidad de que las instalaciones puedan acoger hasta 400 niños. Así lo explicó ayer en declaraciones a El Faro el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, que señaló que el pliego fue aprobado este miércoles en comisión con la abstención de los tres grupos de la oposición. Ahora tendrá que pasar por pleno para su aprobación definitiva y tiene que entrar en vigor para el próximo 1 de enero.

El objetivo de este contrato es adaptar las exigencias a la empresa adjudicataria a la realidad actual de las instalaciones. El consejero recordó que La Purísima llevan más de un año al doble de su capacidad. Actualmente hay unos 315 menores residiendo en este espacio.

5 millones al año

Ventura señaló que el presupuesto ascenderá a cinco millones de euros anuales, como ya adelantó El Faro esta semana. Recordó que antes el presupuesto era de algo más de 3 millones de euros.  La mayor parte del incremento presupuestario estará destinado a la contratación de más personal.

El consejero de Bienestar Social dijo que habrá más trabajadores en todos los puestos, pero la mayor ampliación será de cuidadores. Hay que recordar que esta mejora del centro ha sido gracias, en parte, a la ampliación de la partida presupuestaria que llegará desde el Estado, que ha duplicado la inversión en menores extranjeros no acompañados (mena) y dará a Melilla más de cuatro millones de euros.

El responsable de Bienestar Social indicó que el contrato está hecho para atender a 350 menores, pero recoge la posibilidad de que las instalaciones puedan albergar hasta 400 niños, un número al que por el momento no se ha llegado.

Ventura señaló, eso sí, que aunque se harán mejoras en las instalaciones no se van a colocar más módulos porque consideran que esto podría producirse un efecto llamada.

480 menores acogidos

El consejero apuntó que ahora mismo la Ciudad tutela a unos 480 menores, a los que hay que sumar los que viven en la calle, entre 50 y 100. Confía en que el nuevo pliego de condiciones sirva para que los niños que residen en La Purísima reciban una mejora atención.

Paralelamente la Ciudad quiere poner en marcha un programa de educadores de calle para trabajar con los menores que no quieren ser atendidos. Supondrá una inversión de unos 240.000 euros anuales y confían en que sirva para “rescatar” a algunos de los niños que no quieren estar en los centros.

Asimismo, continúan las conversaciones entre el Gobierno central y Marruecos para tratar de llegar a un acuerdo para la aplicación del convenio de repatriación de menores a su país de origen.

A partir de ahora se exigirá a los nuevos cuidadores que tengan titulación

El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, anunció ayer que a los nuevos cuidadores que se contraten en el centro de acogida de La Purísima se les exigirá una titulación de técnico o Bachillerato. El consejero indicó que hasta ahora no era necesario acreditar esta formación, pero dijo que consideran que será positivo que se pida este requisito para dar una mejor atención a los menores. Ventura señaló que hay que tener en cuenta que las problemáticas de los niños que residen en estas instalaciones son complicadas y Melilla soporta una elevada presión migratoria de menores, por lo que cree que el hecho de que los cuidadores cuenten con una mejor preparación redundará de forma positiva para todos. Señaló, eso sí, que esta exigencia sólo se aplicará a los que se incorporen nuevos, porque los que sean subrogados del contrato anterior seguirán en las mismas condiciones que hasta ahora. La mayor parte del aumento de plantilla previsto en el nuevo contrato será precisamente de cuidadores.