• Todos los jóvenes valores de la cantera melillense despidieron la temporada con una merienda

Las categorías inferiores de la UD Melilla han celebrado esta tarde su tradicional fiesta de fin de curso en la grada de Tribuna del Estadio Municipal Álvarez Claro. Al acto acudieron técnicos/educadores, directivos, jugadores del club y, como no, los mini azulinos que forman parte de esta gran familia.

Antes de dar cuenta, entre todos, de la merendola preparada por el club, el presidente de la entidad, Luisma Rincón, y el coordinador de la cantera, José Garcés, tuvieron unas palabras para padres y alumnos.

El máximo mandatario del club norteafricano recordó que su primer acto como presidente fue, precisamente hace un año, la clausura de esta escuela. Rincón se mostró alegre y orgulloso pero inconformista, prometiendo mejorar aún más el trabajo llevado a cabo por las escuelas de la U.D. Melilla.

“Tenemos que aprovechar estos más de 250 niños que tenemos, el esfuerzo que hacen todos los padres, para dar un paso adelante. Animo a los más pequeños a seguir creciendo, ojalá dentro de poco algunos de vosotros podáis estar compitiendo con el primer equipo”, señaló el ‘presi’.

Garcés, por su parte, suscribió las palabras del presidente y agradeció el trabajo previo de los anteriores responsables de la escuela y de los padres, que son los que más se sacrifican por ver disfrutar a sus hijos. “Gracias, además, por el buen comportamiento de los progenitores. Se ven cosas que no han de verse en el comportamiento de algunos padres, pero no en este club. Esto es algo que me enorgullece”.

Al término de la merienda, todos ellos se despidieron entre abrazos y sonrisas, citándose para el año próximo, un año muy ilusionante para la entidad azulina. El crecimiento del equipo ha de ser paralelo al de sus categorías inferiores, y en ello se está trabajando.