• Robles defiende que antes de trasladar a un enfermo en ambulancia hay que estabilizarlo

El Ingesa confirmó ayer que Dina, la embarazada que falleció tras recibir el alta de Urgencias, estuvo atendida por una ginecóloga en el Comarcal, que la mantuvo en observación unos 30 minutos. Señaló que aún se están celebrando las comisiones que revisan cómo fue la asistencia a esta melillense, de la que se desconocen las causas reales de su muerte.

El director territorial del instituto, Francisco Robles, y el gerente del Área Sanitaria, Pedro Villarroel, informaron ayer en líneas generales de cómo fue la atención a esta mujer, ya que está judicializado este caso.

Villarroel indicó que, en la madrugada del jueves 11 al viernes 12, la paciente acudió al servicio de Urgencias. Esperó uno diez minutos para pasar por el triaje y fue remitida a la ginecóloga de guardia.

El gerente del Área Sanitaria destacó que esta unidad de emergencia había dos médicos y un residente asistiendo a los enfermos.

La ginecóloga atendió a Dina y le hizo una ecografía para ver cómo estaba el feto, de seis meses. Villarroel apuntó que, debido al periodo de gestación, no se recomendaba la monitorizar del bebé.

Esta embarazada permaneció en planta unos 30 minutos hasta que la ginecóloga le dio el alta, tras ponerle suero. Villarroel señaló que no tiene por qué dudar de esta decisión tomada por un profesional, ya que la familia afirma que si la hubieran ingresado en el hospital, se podría haber salvado la vida de esta mujer o al menos del bebé.

La ambulancia

Fue a las 8:07 horas de la mañana del viernes cuando el 061 recibió una llamada para ir al domicilio de esta melillense. El vehículo medicalizado llegó en seis minutos. No obstante, estuvo alrededor de media hora en esta casa.

El director territorial aseguró que los facultativos deben estabilizar a un paciente para que el traslado al centro hospitalario sea lo más seguro posible. Indicó que los familiares quieren siempre que se produzca rápido este proceso, pero reiteró que es necesario que el enfermo esté estable.

Cuando la ambulancia “ve que la asistencia sobrepasa la atención domiciliaria”, se procede a llevarla al Comarcal, señaló el gerente. Se tardó un poco más de lo normal en ese traslado porque tuvieron dificultades para poner la camilla en la zona donde estaba sentada esta embarazada, apuntó.

En el centro hospitalario se recibe a la paciente “en situación de agitación y entra en parada cardiorespiratoria”, añadió Villarroel. Por ello, los médicos optan por hacerle una cesárea para intentar salvar la vida del feto. “Éste nace y tiene algún signo vital, pero fallece inmediatamente”, aseveró.

No había saturación

El gerente señaló que puesto que se desconocían las causas de la muerte de Dina, se avisó al juzgado para que proceda al levantamiento del cadáver y solicite una autopsia. Villarroel insistió en que esa noche de madrugada no había sobrecarga en Urgencias ni tampoco en Tocoginecología, pues sólo se produjo un alumbramiento.

“El caso de la embarazada no es comparable al de Naira”, la niña que murió tras tener el alta

El director territorial del Ingesa, Francisco Robles, aseveró que “no se pueden comparar” los casos de la embarazada con la de Naira, la niña de tres años que murió tras recibir el alta de Urgencias.

Robles aseveró que en relación a la pequeña se tiene ya el resultado de las comisiones que evaluaron su atención. Destacó que esas conclusiones están a disposición, no sólo de la familia, sino también del juez que lleva ese tema.

“En el caso de Naira no hubo fallo del protocolo de Urgencias ni de actuación médica”, aseveró el director territorial del Ingesa. En este sentido, el gerente del Área Sanitaria de la ciudad, Pedro Villarroel, señaló que la niña “fue atendida correctamente”.

En relación a la asistencia prestada a la embarazada, Robles comentó que aún se están celebrando las comisiones que hay en el Comarcal para investigar este tipo de situaciones.

“No se deben equiparar ambos casos”, añadió Villarroel, que explicó que Naira fue dada de alta en Urgencias. Pero Dina no fue enviada a casa desde este servicio de emergencias, sino desde Tocoginecología.

Ayer se entregó de la historia clínica a la familia

El gerente del Área Sanitaria, Pedro Villarroel, destacó ayer que ya tenía a disposición de la familia la historia clínica de la embarazada. El abogado del marido de Dina aseguró que fueron a recoger esta documentación. Sin embargo, indicó a El Faro que no entiende por qué no se entregó el pasado martes.

Villarroel explicó en la rueda de prensa que se ha tardado unos días en recopilar toda la información sobre la atención prestada a esta melillense. Aseveró que el objetivo era evitar que falte algún documento y se acuse al Ingesa de no entregarlo de forma consciente a los familiares.

El gerente del Área Sanitaria argumentó que se han realizado tres copias iguales de este expediente, una para el marido, otra para el Ingesa y una tercera por si el juzgado quiere tener dicha información a su disposición.