• Tiene que pasar por Consejo de Ministros y después ser aprobado por la UE, antes de   salir a concurso

Esto no es un huevo que se echa a freír”. Con esta frase hecha quiso dejar claro ayer el vicepresidente de la Ciudad, Daniel Conesa, que la declaración de servicio público de las conexiones aéreas con Granada, Almería y Sevilla es un proceso que requiere tiempo y que tiene que hacerse con sumo cuidado. Alrededor de diez meses es el plazo que se ha marcado el Gobierno local para que la vuelta de estos vuelos sea una realidad. Esto significa que las conexiones podrían regresar para la primavera del próximo año.

Conesa indicó ayer que el procedimiento para la consecución del servicio público es largo. Lo primero que tienen que hacer es un plan técnico con el que se justifique la necesidad de que haya intervención de la Administración en el mercado y en el que se concreten las frecuencias, los precios o las características de los aviones. Este proyecto se elaborará en colaboración con Aviación Civil, que es el organismo competente en este asunto. Conesa calcula que podría estar listo para otoño.

En ese momento, el Consejo de Ministros tendría que aprobar este documento y seguidamente habría que remitirlo a la Unión Europea que es quien tiene la palabra definitiva en este asunto. Si la UE da luz verde, se ofertaría a las aerolíneas en un primer momento sin ninguna subvención. En el caso de que ninguna se interese, algo más que probable teniendo en cuenta que los vuelos se retiraron por falta de rentabilidad, el Estado calculará un presupuesto para sacar la adjudicación a licitación.

El paquete podría salir a adjudicación de forma conjunta, como se hace en el caso del contrato marítimo con Málaga y Almería, o de manera individual. Este es un asunto que habría analizar más adelante, según dijo Conesa.

El vicepresidente de la Ciudad apuntó que a priori no tiene por qué haber problemas en el procedimiento. Señaló que el propio ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha mostrado su interés personal en que se agilice al máximo este asunto. Asimismo, consideró que está justificado que Melilla necesita esta ayuda de la Administración para garantizar unas mejores conexiones con la península. No obstante, el vicepresidente advirtió de que Europa mira con lupa este tipo de asuntos, porque se trata de permitir que el Estado intervenga en un mercado que es libre. Por este motivo, aseveró que es necesario que el plan técnico se haga sin dejar atrás ningún detalle para evitar que puedan echarlo atrás por algún asunto formal.

La Ciudad y aerolíneas se reunirán para ver las necesidades de Melilla

La Ciudad se reunirá con las aerolíneas para analizar la situación del mercado. El vicepresidente del Ejecutivo local, Daniel Conesa, indicó que tienen previsto mantener conversaciones con Air Nostrum y Air Europa, que actualmente operan en la ciudad, pero que también estarían abiertos a tener encuentros con otras compañías que puedan volar desde Melilla. El objetivo es contar con la opinión de estas empresas, que saben cómo funciona el sector en Melilla y cuáles son sus limitaciones, a la hora de elaborar el plan técnico con el que se pedirá la declaración de servicio público de los vuelos con Granada, Almería y Sevilla. Conesa dijo que las aerolíneas, especialmente Air Nostrum, que ha operado vuelos con estas tres ciudades andaluzas desde nuestra ciudad, saben cuáles son las necesidades de este mercado. También conocen cómo podrían organizarse las rotaciones de los aviones. Por esto motivo la Ciudad quiere contar con su opinión y su experiencia a la hora de elaborar su proyecto.