• También acusa a los sindicatos de Policía de “polemizar” la situación. Apunta que El Barkani mandó parar los trabjos

Al hilo de las críticas recibidas el pasado viernes por la gestión de los trabajos de asfaltado del recinto fronterizo de Farhana, la Delegación del Gobierno emitió ayer un comunicado en el que culpaba a la empresa adjudicataria de estas obras, Construcciones Garzón S.A., de haber comenzado a trabajar sin avisar ni coordinarse con la Jefatura Superior de Policía, provocando que el paso estuviera abierto y los agentes trabajando cuando los operarios iniciaron la tarea.

De hecho, la Delegación apunta que la empresa desatendió “abiertamente” el compromiso de ponerse de acuerdo con la Jefatura. De este modo, la representación del Ejecutivo central en Melilla apunta que su reacción y la de su titular, Abdelmalik El Barkani, fue “rotunda”, ordenando que se paralizaran los trabajos hasta que la frontera estuviese cerrada, conforme a lo que ya estaba previsto”.

Polémica y confusión

Al respecto de lo ocurrido en este paso fronterizo el viernes, la institución que dirige El Barkani lamenta “comprobar el nivel de desinformación y confusión del que han hecho gala algunos sindicatos policiales”, que criticaron la actuación de la Delegación al comenzar las obras con los funcionarios aún de servicio. A éstos, les acusa de querer “instrumentalizar “unas obras necesarias para mejorar el tránsito fronterizo y las condiciones laborales de los funcionarios de Policía y Guardia Civil”.

En concreto, fueron el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Unión Federal de Policía (UFP), además de Alternativa Sindical de Policía (ASP), los que denunciaron la improvisación con que se están llevando a cabo dichos trabajos.

En el comunicado emitido ayer, además, la representación del Gobierno central tacha de “especialmente deleznables” las críticas hacia su gestión, dada la “complejidad que caracteriza a la frontera sur de Europa”.

“Acusar al delegado de mentir o improvisar por un hecho ajeno a su gestión directa, no sólo demuestra desinformación y apresuramiento en unas conclusiones injustas y claramente infundadas, sino que evidencia el ánimo obsesivo por polemizar y destruir una iniciativa imprescindible aunque no por ello exenta de molestias”, subraya.

SUP: “No acusamos, denunciamos contradicciones que perjudican a agentes”

Ante las críticas emitidas ayer por la Delegación del Gobierno hacia los sindicatos policiales por “acusar al delegado de mentir”, el Sindicato Unificado de Policía (SUP), uno de los que criticó la gestión de las obras de Farhana utilizando imágenes y vídeos, salió al paso a través de su perfil en Twitter. En concreto, apuntó que no acusa, sino que denuncia “contradicciones que perjudican el trabajo de los policías y guardias civiles”.

Además, esta entidad de efectivos de Policía asegura que si no llega a ser por la denuncia que hicieron “sobre el terreno, con imágenes, estaríamos impregnados de alquitrán”, en relación a los funcionarios de las Fuerzas de Seguridad que desempeñaban sus funciones en este paso fronterizo.

El SUP criticó que la empresa comenzara los trabajos sin notificarlo a la Jefatura Superior de Policía, provocando que los agentes se vieran afectados por el humo, los gases y la polvareda levantada. Hay que recordar que la obra de asfaltado, que arrancó el viernes, dura todo el fin de semana. Hasta nuevo aviso, Farhana reabrirá mañana.