• El Ejército reconoce la labor de esta miltar y dice que es un ejemplo de “sacrificio y solidaridad”

El Ejército ha reconocido la actuación de una soldado que evitó una agresión a unos menores frente a un cuartel en Melilla, como ejemplo de “sacrificio y solidaridad” de las Fuerzas Armadas hacia la sociedad.

La soldado Farida Amar se encontraba de servicio en la puerta principal de la Base “Alfonso XIII” el pasado día 8 cuando observó que un conductor increpaba a un grupo de menores, salía del vehículo y agredía a uno de ellos, según recoge la web del Ejército.

Farida Amar “corrió a socorrer al pequeño para protegerlo y alertó a sus compañeros de servicio”, por lo que el conductor, “ante la llegada de más personal, decidió abandonar su agresión y se marchó del lugar”, destaca sobre la actuación de esta militar de la Comandancia General de Melilla.

La soldado, que pertenece a la Unidad de Servicios de la Base “Teniente Flomesta”, anotó la matrícula del vehículo para denunciar los hechos ante la Policía y posteriormente la madre de los menores se puso en contacto con ella para agradecerle la ayuda.