• El inmigrante, que reconoció los hechos, no tendrá que ingresar en prisión al ser la pena inferior a los dos años. Deberá indemnizar al agente con 150 euros por las lesiones que le causó en el abdomen

Ayer se celebró en el Juzgado de lo Penal número 2 de Melilla el juicio al inmigrante que fue detenido en el salto a la valla del pasado 6 de febrero por haber herido a un agente de la Guardia Civil al darle una patada en el abdomen. La juez le impuso una condena a seis meses de cárcel por este hecho. Sin embargo, el sentenciado, que responde a las iniciales M. T., no tendrá que ingresar en prisión al ser la pena que se le ha aplicado inferior a los dos años.

El subsahariano, que responde a las iniciales M. T., se reconoció culpable de los hechos que se le imputaban, de modo que no fue necesario celebrar el juicio con declaraciones de testigos. Así, su abogado defensor y el Ministerio Fiscal alcanzaron una conformidad consistente en la pena de cárcel aludida.

Según consta en el atestado de la Guardia Civil, el acusado “golpeó con el pie” al agente en el abdomen tras haber conseguido saltar la valla “por la zona de la Hípica”. En la suela de su zapatilla tenía “tres clavos”, utensilios que los inmigrantes aplican a sus suelas para poder escalar la malla antitrepa. El impacto de la patada causó heridas leves al efectivo de la Benemérita.

El inmigrante estaba acusado por esta acción de sendos delitos de atentado a la autoridad y lesiones. Por el último de ellos, M. T. deberá indemnizar al agente del Instituto Armado con 150 euros. Aparte, se le ha impuesto una multa de un mes a un pago de tres euros por día, lo que suma 90 euros.

Se declara insolvente

El condenado prestó declaración ayudado de un traductor de francés, quien le explicó los términos de la condena. La juez le informó de que quedaría eximido de ingresar en prisión siempre y cuando abone al guardia la indemnización estipulada. El inmigrante se declaró “insolvente”, un hecho que tendrá que comprobarse, según le respondió la magistrada.

La juez le advirtió asimismo de que en el caso de que volviera a cometer un delito dentro de un plazo de dos años, tendría que cumplir la condena por esa hipotética conducta, así como la pena de prisión de seis meses correspondiente a los hechos juzgados ayer.

Día de los hechos

El pasado 6 de febrero, unos 100 inmigrantes trataron de aproximarse al perímetro fronterizo. Unos 40 de ellos alcanzaron la alambrada y, de éstos, 18 consiguieron saltar la valla y tocar territorio español, lo que ocurrió sobre las 7:40 horas. Uno de éstos fue M. T., quien pateó al agente de la Benemérita tras saltar a suelo melillense, causándole las lesiones que se han descrito.

Cinco heridos

Además del efectivo del Instituto Armado que resultó herido, hubo otros cuatro lesionados aquel día. Una de ellas fue una mujer de nacionalidad marroquí que, en el momento en el que se produjo el salto, cruzaba la frontera por el paso de Beni Enzar. Esta persona supuestamente recibió una pedrada en la cabeza, por lo que fue ingresada en el Hospital Comarcal, donde se le aplicaron dos puntos de sutura.

Contusiones

También resultaron heridos dos subsaharianos al saltar, que sufrieron contusiones en la cara y tuvieron que ser atendidos igualmente en el mismo centro sanitario. Asimismo, un agente de la Policía Nacional se causó lesiones de forma fortuita cuando intervenía para frenar a los inmigrantes que saltaban la llave.