• El sindicato dice que los mayores que han sido trasladados “sufren un síndrome confusional agudo”

UGT organizó ayer una concentración en las puertas de la Residencia de Mayores de Melilla para exigir mejoras en el centro. El secretario general de la sección sindical de UGT en el Imserso, Achor Ismael Mohamed, aseguró que la directora de este centro, María Isabel Pintos, había realizado una serie de cambios en el trabajo con los que los trabajadores no estaban de acuerdo. Subrayó que “ha sido una mala decisión”, aunque el objetivo de Pintos sea “optimizar la plantilla”. Sin embargo, la directora de la Residencia de Mayores aseveró a El Faro que esta transformación en la manera de organizar el trabajo se debe a que se ha creado una unidad de demencia para atender en la primera planta a los ancianos con enfermedades como el alzheimer.

Ismael Mohamed criticó que antes había una planta con 42 internos, otra con 32 y otra con 20. Actualmente hay dos con 36 internos y otra con 20. El sindicalista aseveró ni los mayores ni las familias ni los trabajadores están de acuerdo con estas modificaciones.

Es más, subrayó que algunos internos, al cambiar de ubicación, “sufren el síndrome confusional agudo. Les crea ansiedad, no duermen bien y están agitados”.

El sindicalista puntualizó que ahora la primera planta es para personal indefinido que atiende a “usuarios desorientados”. Aseveró que los profesionales tienen que estar con ellos todo el día porque, aunque tengan movilidad reducida, no paran de andar de un lado a otro del centro.

No hay quejas

Por su parte, la directora de la Residencia de Mayores subrayó que es su potestad modificar el sistema de trabajo si las necesidades de los usuarios lo requieren.

Señaló que ha creado una unidad de demencia en la primera planta, donde estarán los usuarios con estas patologías.

En unas semanas, los profesionales de la entidad recibirán un curso de formación de un centro especializado que tiene el Imserso en Salamanca.

Además, resaltó que ningún familiar se ha quejado por la creación de esta unidad especializada.

Pintos explicó que tanto la segunda como la tercera planta tienen el mismo número de usuarios y de profesionales.

La directora de la Residencia comentó que antes había más auxiliares en uno de los pisos y ahora el trabajo está más repartido.

En cuanto a las quejas de los empleados, Pintos insistió en que los profesionales trabajan para la residencia en general y no sólo para una planta del centro.

Las contrataciones

Por otro lado, Ismael Mohamed destacó que la situación de falta de personal se ha agravado en el último mes. Indicó que en la primera concentración que organizó el sindicato el pasado 10 de enero había once vacantes de auxiliares, mientras que en la actualidad asciende a unas 15.

El representante de UGT explicó que hay profesionales que se han sacado una oposición para otros centros o han pedido el traslado a otras instalaciones. De ahí que haya menos profesionales en la Residencia. En este sentido, el sindicalista afirmó que la situación irá a peor porque pronto habrá otro concurso de traslado y habrá más movimiento de personal.

El problema está en que el Imserso no realiza contratos de larga duración para cubrir esas plazas con interinos. Ismael Mohamed señaló que se limita a hacer pequeños contratos de hasta 14 días.

El ugetista aseveró que han presentado este problema en el Imserso a nivel nacional y no les han dado ninguna solución. Indicó que este instituto echa balones fuera a Hacienda.

Ante estas críticas, la directora de la Residencia de Mayores subrayó que el sindicalista debería decir que desde Melilla se ha pedido en numerosas ocasiones un cambio en la forma de contratación y ha solicitado más personal para el centro.

Pintos aseguró que están de acuerdo con los sindicatos en que las contrataciones por días no benefician a nadie. De hecho, indicó que estos trámites exigen mucho más trabajo administrativo.

Sin embargo, resaltó que es la orden que reciben de Madrid y no tienen otra forma de incorporar al personal al trabajo.

Ismael Mohamed indicó que al día hay que contratar a unas 15 personas para sacar adelante el trabajo. Pintos lo negó.

Falta de personal

Por otro lado, la directora de la Residencia de Mayores puntualizó que no es cierto que falte personal en el centro. Explicó que hay 123 residentes y que el número de empleados es el adecuado para atender a estas personas.

Pintos aseveró que sí han pedido más profesionales, pero para que la residencia pase de un 60% de capacidad a un 100%.