• La droga, repartida en 490 paquetes, iba oculta en un doble fondo y correspondía a un millón de dosis

La Guardia Civil ha detenido en el puerto de Melilla a un camionero de Letonia, residente en Alicante, que pretendía embarcar hacia la península con 250 kilogramos de hachís escondidos en el depósito de combustible del vehículo, por lo que ha sido ingresado en prisión provisional por orden judicial.

En una nota de prensa, la Comandancia de la Benemérita de Melilla informó ayer de que los hechos ocurrieron el miércoles, en los registros previos al embarque del buque que cubre la línea entre Melilla y Almería, cuando los agentes inspeccionaron una cabeza tractora de matrícula nacional ocupada por su conductor.

“Un detalle nimio”

El Instituto Armado centró su registro en la zona del depósito de combustible tras detectar “un detalle nimio pero muy significativo y de interés policial para los agentes”, que localizaron un doble fondo muy bien construido en el depósito de comestible en el que habían habilitado una ventana por donde introducir y sacar los paquetes de droga.

En el interior había 490 paquetes de distintas formas y tamaños que contenían en total 250 kilogramos de polen de hachís, que contiene la más alta concentración del principio activo de este tipo de estupefaciente, y que hubieran supuesto la distribución y comercialización en el mercado ilícito de un millón de dosis.

La Guardia Civil ha detenido al conductor de la cabeza tractora, un hombre de 44 años de edad, natural de Letonia y con residencia en la provincia de Alicante, que ha pasado a disposición judicial como supuesto autor de un delito contra la salud pública, tras lo cual ha sido ingresado en prisión.