• El grueso del contingente que los ha adiestrado lo forman fuerzas de la Comgemel

Tras cinco semanas de formación, los componentes de dos batallones, que suman unos mil efectivos, han dejado la base de la coalición internacional contra el yihadismo en Besmayah, liderada por España en Irak, para encaminarse hacia el norte del país. Unidades de la Comandancia General de Melilla representan el grueso del contingente español en esta misión, que está dirigido por el general Ángel Castilla, del Grupo de Regulares.

El Estado Mayor de la Defensa informa en su web de que los dos batallones de la policía local de Nínive que llegaron a Besmayah hace más de un mes recibieron ayer el diploma que acredita el paso de sus miembros por el Centro de Adiestramiento en el que desarrollan su trabajo los instructores de la fuerza multinacional liderada por España.

En un acto celebrado en la explanada de ceremonias que se sitúa entre la base española Gran Capitán y el área F3 del campo de maniobras, los mil policías han formado en presencia de sus jefes y de los instructores españoles, portugueses y británicos antes de partir hacia sus nuevos destinos.

En sus palabras a los recién graduados, el jefe del contingente manifiesto la intensidad del periodo de preparación al que se han sometido los policías y el sacrificio personal y familiar que les ha supuesto, a causa de las dificultades que la guerra contra el Dáesh está suponiendo para el país y para la organización de las fuerzas iraquíes.