• Desde CSI-F apuntan que se trata de un hecho excepcional que no había ocurrido antes. Señalan que aunque hay cámaras que no funcionan, todas las zonas  del aeródromo cuentan con videovigilancia

La alarma no saltó cuando el polizón que se coló en el avión el sábado alcanzó la valla perimetral que rodea el aeropuerto. La investigación sobre qué pudo ocurrir en el aeródromo para que un hombre consiguiera burlar todo el sistema de seguridad y entrar en la aeronave sigue abierta. Desde el sindicato CSI-F, mayoritario entre los trabajadores de seguridad, aseguran que fue algo completamente excepcional y que nunca antes se había producido un hecho similar. “Tuvo muchísima suerte. Otras veces han intentado colarse, pero siempre han sido detectados. Jamás habían logrado llegar a la pista”, afirmaron.

Un vigilante revisa las cámaras

Un vigilante es el que se ocupa de revisar en vivo las imágenes de las cámaras que controlan el aeropuerto, 35 en total según dijo el martes en declaraciones a El Faro Aena. El sistema de vigilancia avisa en cuanto alguien roza el vallado y la imagen de la zona donde se ha detectado el movimiento se convierte en la principal, por lo que a partir de ese momento se activa todo el protocolo para impedir que nadie pueda atravesar esa alambrada. Sin embargo, algo falló el sábado en ese proceso. Desde el sindicato están completamente convencidos de que fue un error técnico y no humano. La comunicación no funcionó, el sensor no saltó y nadie vio ni cómo ni cuándo el joven marroquí, finalmente mayor de edad, consiguió entrar en el aeropuerto.

La Guardia Civil analiza ahora todas las imágenes grabadas con las cámaras, tal y como ya publicó ayer El Faro. Desde el CSI-F precisan que si bien es cierto que hay algunos dispositivos que no funcionan, también lo es que todas las zonas de la valla cuentan con vigilancia. Precisan que por cada tramo hay varias cámaras, y aunque alguna de ellas pueda no estar operativa, sí se cubre lo que sucede en esa parte.

La valla que rodea el  aeródromo tiene 5 kilómetros y el polizón pudo entrar por cualquier punto, sin embargo no hay ningún desperfecto en la alambrada, según apuntan desde este sindicato, que haga intuir  dónde se produjo el error.

Algo excepcional

Además, el hecho de que el joven lograra entrar en el avión también es algo completamente excepcional. Según cuentan a El Faro, fuentes cercanas a los trabajadores del aeródromo, las aeronaves se inspeccionan siempre, algunas veces incluso en dos ocasiones, por trabajadores de la compañía y agentes de la Guardia Civil. Asimismo, hay perros para detectar explosivos y droga. “Es imposible que el avión hubiera salido de Melilla con el polizón dentro”, apostillan.

Lo que no saben precisar es dónde pudo producirse el error. Desde

CSI-F coinciden con Aena en señalar que el sistema de seguridad del aeropuerto cumplía con todos los requisitos legales y aseguran que los controles que se realizan de forma periódica son muy exhaustivos. Puede, por tanto, que se tratara de un error puntual. Asimismo, resaltan la labor y la formación con la que cuenta el personal de seguridad, así como el importante apoyo que se presta desde la Guardia Civil.

Protocolo de seguridad

En este mismo sentido, desde el sindicato indican que, en cuanto se supo que el joven estaba dentro del avión, se activaron de forma inmediata todos los protocolos de seguridad y recalcan que desde ese momento se está trabajando para averiguar qué pudo fallar. No obstante, insisten en destacar el buen trabajo que se ha desarrollado a pesar del error.

Señalan que, por ejemplo, cuando se han producido saltos a la valla fronteriza por parte de inmigrantes en la zona cercana al aeropuerto, éstos se han acercado en muchas ocasiones a la alambrada del aeródromo y nunca han conseguido superar el sistema de seguridad.

La Guardia Civil continúa investigando para averiguar qué ocurrió el sábado. El delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, dijo el lunes que había zonas del vallado perimetral que no tenían sensores de movimiento. Ahora desde CSI-F apuntan que precisamente un error en esos sensores fue lo que pudo provocar que no se viera al joven entrar. Tampoco tienen claro si las cámaras pudieron grabar al polizón, o si éste entró por alguna zona en la que en ese momento no se estuvieran tomando imágenes. Por su parte, desde Aena aseguraron el martes que estaba “todo” grabado y que esos vídeos forman parte de las pesquisas policiales.

La renovación del sistema de vigilancia, prevista para este año

La gestora del aeropuerto local, Aena, aseguró ayer en declaraciones a El Faro que la previsión es que este año se cambie el sistema de seguridad del aeródromo para modernizarlo. Hay que recordar que el lunes el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, ya dijo que se había producido una reunión en junio del año pasado entre la Dirección de la infraestructura aérea y responsables de Aena en la que se habían solicitado algunas mejoras, como la instalación de más cámaras. Desde la gestora del aeródromo recalcan que el cambio es para modernizar, no porque haya fallos en el actual sistema. Insisten en que el Plan de Seguridad del aeropuerto pasó satisfactoriamente dos auditorías el año pasado, una en junio y otra en noviembre, y en que la decisión de hacer algunas mejoras era previa al incidente del sábado en el que un polizón logró colarse en un avión.